dimecres, 5 de setembre de 2012

Obligan a pagar a una ‘sin papeles’ antes de ser atendida por el médico

Vive en casa de su hija desde hace tiempo. Aterrizó desde Rumanía, como suele suceder, en busca de un futuro mejor y desde entonces mantiene una guerra burocrática para conseguir los ansiados papeles que nunca llegan. Desde ayer supo que iniciaba otra batalla: la de la asistencia sanitaria. María es la primera inmigrante sin papeles en Baleares que ha denunciado ante Medicos del Mundo que no se le quiso atender en un centro de salud de Palma porque no tenía tarjeta sanitaria y se negó a pagar antes de que la visitara un facultativo. "Tendrás que pagar 85 euros para que un médico te vea", le indicaron en el mostrador de admisión. Y le expendieron la factura, asegura. Su problema fue ayer caer enferma. Se levantó con la mejilla hinchada y el oído parecía que le iba a explotar. ¿Urgente o no urgente? 'This is the question'. Su tesitura giraba en torno a esta pregunta y sólo el diagnóstico de un médico la podía resolver. El 'sí' o 'no' determinaría si tenía que pagar o no, pues la nueva ley de asistencia sanitaria que entró en vigor el pasado 1 de septiembre establece que los inmigrantes sin papeles no pagarán en casos de urgencia (entre otros supuestos). Así que se armó de valor y finalmente enfiló las puertas de su ya ex centro de salud S’Escorxador de Palma. "Buenos días, ¿me podría visitar un médico? No me encuentro bien", explicó en Admisión. Pero el personal le informó de que tenía que abonar 85 euros para que un facultativo la visitase. Acto seguido le entregaron la factura. Poco convencida dio media vuelta y se dirigió a Meédicos del Mundo, donde una responsable de inclusión social la informó sobre sus derechos. Allí le dijeron que en ningún caso debía adelantar dinero y que tenía derecho a ser atendida previamente. Una vez el médico diagnosticase sabría si tenía que pagar o no. Nunca antes. Por eso, una coordinadora de la organización acompañó a María de vuelta al centro de salud para indicar al responsable de Admisión que los cauces con los que habían procedido no eran los correctos. "El paciente no debe adelantar dinero en ningún caso", indicó. De hecho, la directrices que el IB-Salut repartió entre el personal sanitario establece en el punto número uno del capítulo Facturación que "las facturas correspondientes deben emitirse siempre en el momento en que acabe el proceso asistencial". En el caso de María, no se cumplió. Gracias a la mediación de la ONG, María fue atendida finalmente por un médico que determinó que su dolencia era 'urgente', por tanto no tuvo que desembolsar ni un euro de su bolsillo por la asistencia recibida. "Si no hubiera sido valiente y tenido el tiempo necesario para reclamar, ahora estaría en casa con una infección en el oído o con 85 euros menos", lamentaron desde Médicos del Mundo, que criticaron que se pongan estas "trabas" a "colectivos tan vulnerables". Desde la organización explicaron que la desinformación generalizada en los centros es un problema que "agrava aún más esta situación". El personal de administración vive estos días con miedo ante la responsabilidad que se les ha venido encima ya que, según Médicos del Mundo, "la persona que deniega la asistencia es responsable de lo que le ocurra". Los médicos tampoco están en una tesitura "cómoda" porque se les "ha trasladado la patata caliente de esta ley" al ser los responsables de valorar si una persona llega a la consulta con una urgencia o no. "Cuando estipulan que no es una urgencia deben comunicar a su paciente que debe pagar y eso no será bien recibido, por eso los médicos están en un papel muy complicado", indica. Médicos del Mundo ha iniciado una campaña de información a los inmigrantes sin papeles titulada Que no te impongan barreras. Reclama tus derechos. En ella explica cómo evitar casos como los de María. Si bien, asegura que desde hace dos meses han detectado facturas "irregulares" por asistencia sanitaria a inmigrantes. "Aún no había entrado en vigor el decreto y ya lo aplicaban", denunció la ONG aportando varias facturas.