divendres, 27 de maig de 2011

Cruz Roja y Cáritas presentan sus nuevos proyectos


Jóvenes afectados por fracaso escolar de Málaga, niños de hogares desestructurados de Salamanca, personas discapacitadas de Menorca y enfermos con patologías raras se beneficiarán de la herencia millonaria que los Príncipes de Asturias recibieron del empresario menorquín Juan Ignacio Balada.


Don Felipe y doña Letizia recibieron hoy a una representación de Cruz Roja, Cáritas, la Fundación para Personas Discapacitadas de la Isla de Menorca y el Instituto de Investigaciones Biomédicas de Bellvitge con motivo de la firma de los convenios de colaboración con la Fundación Hesperia, que constituyeron los Príncipes, que son albaceas testamentarios de la herencia que recibieron del empresario Balada.

Según informaron fuentes de Zarzuela a Servimedia esta mañana se han sustanciado los dos proyectos que faltaban por concretar, los que pilotarán Cáritas y Cruz Roja.

Cáritas Málaga llevará adelante, gracias al dinero donado por los Príncipes de Asturias, un programa que ayudará a jóvenes con fracaso escolar. En concreto, se trabajará con un grupo de 10 jóvenes españoles e inmigrantes con dificultades de inserción social, excluidos del sistema educativo, "con gran desahucio social y un enorme desarraigo".

Estos 10 jóvenes participarán en un taller en el que se les facilitarán las herramientas necesarias para poder acceder al mercado laboral.

Un centro de día para niños de entre cuatro y 14 años del barrio Garrido, al norte de Salamanca, que gestiona Cruz Roja, se beneficiará también de la ayuda donada por los Príncipes. El proyecto incluye atención exhaustiva a un grupo de niños y niñas que viven en hogares desestructurados y que no reciben la atención adecuada de sus padres ni acuden a la escuela.

Los otros dos proyectos que también han recibido dinero gracias a la herencia de Balada son la Fundación para Personas Discapacitadas de la Isla de Menorca y el Instituto de Investigaciones Biomédicas de Bellvitge, en el que la doctora Aurora Pujol lidera un estudio sobre enfermedades neurometabólicas.