dijous, 10 de març de 2011

Diamantes diminutos para destruir tumores


Unos diminutos diamantes fabricados a escala nanométrica (un nanometro es la milmillonésima parte de un metro) pueden actuar como transportadores de fármacos hasta tumores cancerígenos y mejorar la eficacia del tratamiento, según ha mostrado un estudio con ratones.

La investigación, publicada en 'Science Translational Medicine', ha empleado estos minúsculos compuestos de carbono (el material del que están hechos los diamantes) unidos a moléculas de doxorubicina, que se usa como quimioterapia en diversas clases de cáncer. En este caso, ha servido para tratar tumores de hígado y de mama en los animales de laboratorio.


Al administrarse el fármaco acoplado a nanodiamantes, se evita que aparezcan quimio-resistencias en el tumor y que las moléculas del fármaco salgan expelidas de él. El medicamento se separa gradualmente de los nanocompuestos que lo transportan, lo que aumenta su retención y eficacia sobre el tumor.

Además, este sistema de administración reduce la toxicidad y los efectos secundarios sobre las células no cancerígenas. El método tendrá que probarse ahora con otros mamíferos más grandes, empezando por conejos, de forma que los ensayos con humanos tardarían años en llegar.

En el estudio que ahora se presenta, los ratones se dividieron en dos grupos: unos fueron tratados sólo con doxorubicina y otros recibieron esta misma quimioterapia acoplada a los diamantes. El resultado fue que, en los animales tratados a través de los nanocompuestos, el fármaco permaneció hasta 10 veces más tiempo circulando en la sangre, lo que a su vez aumentaba su eficacia contra los tumores.

"Quizá uno de los aspectos más importantes de este estudio es que ha mostrado que, cuando se administra a los animales dosis letales de doxorubicina sola, se observa mortalidad acelerada. Sin embargo, esas mismas dosis podían ligarse a los nanodiamantes y, sorprendentemente, el resultado era que no se aceleraba la muerte del animal, mientras que la eficacia del tratamiento se multiplicaba", explica a ELMUNDO.es el doctor Dean Ho, uno de los autores de la investigación, desde la Universidad Northwestern en Chicago (EEUU).

Adosarse a fármacos
Según el artículo, éste es el primer trabajo que ha demostrado el potencial de los nanodiamantes en el tratamiento de cánceres resistentes a la quimioterapia. Los compuestos de carbono medían entre dos y ocho nanometros y habían sido fabricados para permitir que se adosen a ellos una amplia gama de compuestos, incluidos los compuestos de la quimioterapia.

"Los nanodiamantes poseen una biocompatibilidad superior que el 'Dox' (doxoribucina) libre y muestran una reducción de los efectos secundarios por toxicidad", señalan el químico Timothy Merkel, de la Universidad de Carolina del Norte (EEUU), y sus colegas en un comentario que acompaña al artículo de investigación.

"Los enfoques basados en nanotransportadores pronto representarán una herramienta crucial y muy necesaria en la actual lucha contra el cáncer", concluyen estos expertos.