dimarts, 9 de novembre de 2010

Esquizofrenia por culpa de los abusos sexuales


Ansiedad, depresión, drogodependencias, estrés postraumático... son algunas de las enfermedades mentales documentadas en los menores que sufren abusos sexuales. Desgraciadamente, a esta larga lista hay que añadir más trastornos: psicosis o esquizofrenia. Lo acaba de confirmar una nueva investigación llevada a cabo por científicos australianos. Margaret Cutajar, de la Universidad Monash, es la autora principal del ensayo en el que han participado 2.759 menores víctimas de abusos sexuales cuando tenían menos de 16 años y que han sido comparados con otros 4.938 individuos.


En todos ellos se analizó la tasa de enfermedades psiquiátricas. Durante un periodo de 30 años, aquéllos que habían experimentado abusos en la infancia tuvieron una prevalencia más elevada de trastornos psicóticos (2,8%) y de esquizofrenia (1,9%) que el grupo control (1,4% y 0,7%, repectivamente).

Un dato relevante del trabajo, publicado en el último 'Archives of General Psychiatry', es el que hace referencia a que el riesgo de desarrollar este tipo de trastornos fue aún mayor en los menores que sufrieron penetración, ya fuera con un objeto o con el pene, durante dichos abusos.

Es más, "los niños violados en la adolescencia (entre 12 y 16 años) tienen un riesgo 15 veces superior de desarrollar psicosis en comparación con la población general", según los investigadores. Defienden que, a tenor de estos datos, "las víctimas deben recibir atención clínica y social apoyadas en el conocimiento de que poseen un mayor riesgo de desarrollar enfermedad psicótica. Este tratamiento debe centrarse en la mejora de su funcionamiento actual y en la adaptación a las exigencias de la transición de la adolescencia a la edad adulta", aseguran. Este enfoque "debería beneficiar a todas las víctimas, independientemente de si tienen o no más posibilidades de padecer esquizofrenia".

A este hallazgo se suma otra investigación, publicada en el último 'American Journal of Preventive Medicine', con 70.000 mujeres que sufrieron abusos físicos o sexuales antes de los 18 años, que constata un clara asociación entre estas vejaciones y un mayor riesgo de padecer diabetes tipo 2 en la edad adulta.