divendres, 18 de juny de 2010

'Parto sin complicaciones: 1.600 euros'


Sanidad estudia una factura informativa desde septiembre para informar de los costes
La iniciativa pretende recordar a los ciudadanos que la sanidad no es gratis
Andalucía prepara una medida similar antes de final de año

Es posible que cuando vaya usted al hospital en un futuro no muy lejano, pueda consultar en la puerta el precio de los distintos procedimientos médicos a los que se va a someter, como si del menú del día se tratase. La ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, ha anunciado su intención de informar a partir de septiembre a los ciudadanos de lo que nos cuesta la sanidad a través de una factura informativa.

El anuncio, que pasó semidesapercibido a última hora de la tarde, entre el partido de la selección española de fútbol y el abaratamiento del despido, no tiene como objetivo cobrar a los ciudadanos (ni siquiera en forma de copago), sino informarles del precio de ir al médico y recordarles que ir al médico no es gratis mediante la llamada 'factura en la sombra'.

Ese documento podría informarle, por ejemplo:

de que su parto sin complicaciones le ha costado al Sistema Nacional de Salud unos 1.600 euros,
o hasta 3.000 si se ha sometido a una cesárea algo problemática
antes de salir del centro con una prótesis de cadera nueva, podrá saber que todo el procedimiento asciende a 13.000 euros
o que su operación de apendicitis cuesta unos 2.500 euros (que puede encarecerse hasta los 6.000 si hay complicaciones),
y hasta 96.000 si han tenido que realizarle un trasplante de corazón (unos 60.000 para un trasplante combinado de riñón y páncreas).
No son cifras al azar. Son algunos de los ejemplos que la directora general de planificación e innovación sanitaria de la Junta de Andalucía, Celia Gómez da a ELMUNDO.es según las medias de su comunidad correspondientes al año 2008. Precisamente en Andalucía está previsto implantar este tipo de factura informativa antes de final de año y su responsable aclara algunas de las peculiaridades de este sistema.

Diferencias entre hospitales
"Nuestra intención es que los costes de los que se informe al paciente sean los del propio centro, lo más aproximadas a la realidad. Porque no es lo mismo dar a luz en un hospital comarcal pequeño que en uno universitario más grande", aclara. Por eso, es probable que a partir del año que viene, dos andaluces que se sometan a la misma cirugía comprueben que no cuesta lo mismo en un centro que en otro. "En los grandes, por ejemplo, hay más posibilidad de aprovechar recursos. Y al sistema no le cuesta lo mismo atender una zona despoblada que otra más densamente poblada", aclara la responsable de la Junta.

Aunque el anuncio del Ministerio de Sanidad debe aún presentarse ante el Consejo Interterritorial de Salud que agrupa a las comunidades autónomas, Celia Gómez explica cómo se calculan aproximadamente estas cifras. "Partimos del presupuesto global de un hospital; y del número de procedimientos de cada tipo que realiza al año. Baremando estas pruebas y dividiendo el total sacamos el coste de cada intervención", aclara. Estos costes reales difieren un poco del precio que las administraciones están obligadas a hacer público, por ejemplo, para 'cobrar' a las mutualidaes o a otros países extranjeros.

El método de los hospitales privados para cobrar a sus clientes es un poco diferente, como explica a ELMUNDO.es el director general del Grupo Hospital de Madrid, Juan Abarca. "Nosotros facturamos por concepto e imputamos al paciente por gastos concretos, de manera que con el informe detallado se lleva una factura muy delimitada".

En dicha factura lo habitual es que la medicación y el material se lleven la mayor parte. A cambio, la sanidad privada no 'carga' con tantos gastos fijos como la privada (por ejemplo, en materia de personal sanitario), lo que le permite tener unos costes alrededor de un 30% más bajos que en el sistema nacional de salud. Una operación de cadera, por ejemplo, puede ascender en uno de estos centros a unos 5.000 euros.

En la lista de procedimientos, pruebas diagnósticas o tests complementarios que maneja la Junta de Andalucía, se mencionan también:

los 100 euros de una biopsia (incluidos los resultados del laboratorio)
los 35 de una ecografía abdominal
200 para una sesión de diálisis,
o los 100 euros de una de radioterapia.

Debatir con las comunidades
La Organización de Consumidores y Usuarios, OCU, no está descontenta del todo con la futura 'factura en la sombra' que prepara Sanidad. "Nos parece una buena medida, aunque llega muy tarde. Concienciar a los consumidores y pacientes de lo que cuesta el acto médico y las medicinas es básico porque el dinero que se utiliza para financiar ambas cosas es de todos y sale de los impuestos", ha señalado a ELMUNDO.es su portavoz, Ileana Izverniceanu. "Asimismo sería interesante recuperar el precio en los envases de los medicamentos. Ojalá esta medida sea efectiva pero reiteramos que llega tarde".

También están satisfechos en la Organzación Médica Colegial, cuyo secretaio general, Serafín Romero, insiste en declaraciones a ELMUNDO.es que ésta debe ser "una herramienta más" para proteger entre todos la "joya de la corona". Romero señala que es importante concienciar a los ciudadanos, y que la crisis económica sólo ha venido a acentuar el debate sobre cómo proteger el sistema sanitario.

Fuentes de Sanidad han precisado a ELMUNDO.es que aún no hay ningún aspecto detallado, y que hará falta sentarse en el Consejo Interterritorial con las comunidades autónomas para determinar en qué procesos y servicios se establece esta 'factura'. Para ello se establecerá un grupo de trabajo a partir de septiembre y se tendrán en cuenta las experiencias piloto que ya hay en algunas regiones.

En este sentido, la responsable andaluza insiste en que es importante definir bien cómo se traslada esta información al paciente. "Porque, al fin y al cabo, ése es el principal objetivo de la medida. Que se sepa el esfuerzo que hacemos entre todos. Que la sanidad no es gratis, nos cuesta dinero". Un guante que probablemente Sanidad recogerá, ya que Jiménez insistió en que la factura en la sombra irá acompañada de "una campaña informativa para fomentar un adecuado uso de los servicios sanitarios".