dissabte, 15 de maig de 2010

La Fundación Española de Tartamudez emprenderá acciones jurídicas contra Telecinco


La Fundación Española de Tartamudez emprenderá "acciones judiciales" contra Globomedia, la productora de "Aída", y contra Telecinco, la cadena que emite la serie todos los domingos por la noche, por entender que "se mofa cada semana" de las personas con discapacidad y en especial de las que tartamudean.




Así lo anunció ayer en la Comisión de Discapacidad del Congreso de los Diputados el presidente de la citada fundación, Adolfo Sánchez, quien aseguró que ya se ha puesto en contacto con la dirección de la cadena televisiva, que por teléfono le atiende "muy bien", pero que en la práctica sigue actuando con "irresponsabilidad".

Parece ser que Alejandro Echevarría, presidente del canal, "no tiene la más mínima sensibilidad con el tema", declaró a Servimedia Sánchez, quien subrayó que la situación es más grave de lo que parece si se tiene en cuenta que su agrupación firmó hace años un acuerdo con las televisiones en el que se comprometían a respetar y no mofarse de los ciudadanos con tartamudez.

El presidente de los españoles con tartamudez compareció en la Comisión de Discapacidad de la Cámara Baja, donde denunció el trato que siguen recibiendo las 800.000 personas que tienen tartamudez en este país, donde, dijo, todavía se las discrimina por esta causa.

En este sentido, Sánchez recordó a los diputados que su agrupación tuvo la oportunidad hace tiempo de mostrar al mismo presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, la exclusión laboral de un total de 158 personas con tartamudez que el jefe del Ejecutivo se comprometió a solucionar, pero que a día de hoy no ha hecho.

"Fue un brindis al sol, porque seguimos igual", ya que el legislador desconoce la realidad de la tartamudez, consideró Sánchez, quien rogó a las autoridades competentes que se informen mejor para que no cometan errores como los que se ven ahora en los certificados de discapacidad que reciben los afectados, a quienes se les atribuyen "trastornos de la personalidad" que, aseguró, no padecen.

Desde esta perspectiva, el presidente de la Fundación Española de Tartamudez pidió más formación en la administración, pero también en el sector médico, donde, según su experiencia, no se conoce tampoco el problema. Los pediatras, afirmó, no saben en qué consiste la tartamudez, igual que los logopedas y los psicólogos.

Por este motivo, demandó mejor formación para estos profesionales, con el fin de que puedan detectar precozmente el problema, antes, incluso, de que los niños vayan a la escuela.
Por último, Sánchez reivindicó que la sanidad pública cubra la atención psicológica y logopédica que necesitan las personas con tartamudez e informó de que ha solicitado una comparecencia en Estrasburgo para denunciar la situación de las personas con tartamudez en España.