dissabte, 15 de maig de 2010

Estados Unidos aplica la cárcel antes que el hospital a los enfermos mentales



Las personas con enfermedad mental tienen el triple de posibilidades, como media, de ser encarceladas que hospitalizadas en Estados Unidos, según un informe de National Sheriffs Association y Treatment Advocacy Center, informa el diario "Usa Today".

Sin embargo la situación varía en gran medida dependiendo de los estados. Así, mientras que en el de Dakota del Norte estos enfermos tienen las mismas posibilidades de ir a prisión que de ingresar en un centro psiquiátrico, en los de Arizona y Nevada la primera situación es diez veces más probable que la segunda.

El informe se basa en datos del Departamento de Sanidad y de la Oficina de Estadística del Departamento de Justicia correspondientes al período 2004-2005, que hasta ahora no se habían hecho públicos.

Según James Pavle y E. Fuller Torrey, autores de la investigación, esta situación es consecuencia de la política de dar de alta a los pacientes internos en centros psiquiátricos, que empezó a implantarse en Estados Unidos en 1960.

Debido a ello, se ha producido un gran descenso en la oferta de plazas hospitalarias para la asistencia a enfermos mentales, que han pasado de 1 por cada 300 personas, a 1 por cada 3.000, añade el estudio, que también subraya que existen tratamientos que no precisan internamiento.

Recientemente, Drew Alexander, sheriff de la localidad de Akron (Ohio), ha advertido que no encarcelará a enfermos mentales violentos. "Todo el mundo sabe que estas personas precisan un lugar diferente a la cárcel", señaló Alexander.