dilluns, 6 de juliol de 2009

Un sistema avisará a la Policía cuando una plaza reservada sea ocupada por otro conductor


La Sociedad Ibérica de Construcciones Eléctricas (SICE) está trabajando en un proyecto que pretende mejorar el problema de la ocupación de plazas de aparcamiento reservadas para personas con discapacidad por parte de conductores sin trabas de movilidad, mediante una tarjeta "inteligente" capaz de avisar a la Policía Municipal cuando detecte infracciones de este tipo.


Para poner en marcha este sistema, SICE ha firmado un acuerdo de colaboración con la Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de la Comunidad de Madrid (Famma-Cocemfe Madrid), que será el usuario final de la tarjeta y que hará también labores de promoción en ayuntamientos y otras instituciones públicas.

Según ha informado la citada federación, el sistema de control de plazas de aparcamiento para personas con discapacidad que está ultimando SICE consiste en la elaboración de un microchip capaz de emitir señales a un receptor situado en una de las señales de aparcamiento reservado.

Si cualquier otro vehículo sin autorización aparca en el sitio reservado para personas con discapacidad, el microchip emite una señal directamente a la Policía Municipal del lugar, advirtiendo de la infracción detectada.

Famma colaborará con esta nueva tecnología como usuario final y también haciendo labores de promoción y difusión en los distintos ayuntamientos y demás administraciones de la Comunidad de Madrid, con el fin de que contraten el sistema de control.

Y es que, afirmó Javier Font, presidente de la federación, "cualquier avance técnico que permita una mayor normalización e integración para nuestro colectivo merece ser apoyado".

Famma comenzará a probar este sistema con la colaboración del Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón, que se convertirá en uno de los primeros consistorios que va a experimentar este nuevo sistema de control de plazas reservadas.