divendres, 5 de juny de 2009

Las enfermedades crónicas, un freno a la práctica de ejercicio

Escoliosis, diabetes, asma... las enfermedades crónicas suponen una barrera para la práctica de ejercicio entre los jóvenes varones que las sufren, según una reciente investigación.
"La actividad física es un área importante para estos adolescentes, ya que mejora su salud en relación con la afección que padecen y también porque actúa a nivel psicosocial, mejorando su calidad de vida y sus redes sociales", comentan los autores de esta investigación, que se publica en la revista 'Archives of Pediatrics and Adolescent Medicine'. "Sin embargo, los chicos que tienen una enfermedad crónica tienen menos probabilidades de practicar deportes que el resto de jóvenes", añaden.

Sus conclusiones se derivan del análisis de 6.790 estudiantes de edades comprendidas entre los 16 y los 20 años, de los que 709 padecían algún tipo de trastorno crónico.
A través de varios cuestionarios, estos investigadores del Grupo para la Investigación de la Salud Adolescente de la Universidad de Lausana (Suiza), estudiaron el perfil de los participantes, su interés por los deportes y las barreras con las que se encontraban para practicarlos, además de otros factores biológicos, psicológicos y socioeducativos.
Sobre todo en los varones
Los resultados de su trabajo pusieron de manifiestos jóvenes con enfermedades crónicas practicaban menos ejercicio que el resto de participantes. "Nuestros resultados muestran una influencia negativa de los trastornos crónicos sobre la actividad deportiva", exponen los autores del trabajo. "Sus condiciones de salud probablemente hacen más difícil que estos jóvenes practiquen deportes, no sólo por su merma física, sino también por las exigencias de su tratamiento", comentan.
Pese a esto, la enfermedad no era la barrera para practicar ejercicio que más citaban estos estudiantes, sino la falta de tiempo o la preferencia de otras actividades.
"Hoy en día hay un gran abanico de posibilidades que hacen que los deportes no sean la opción más atractiva [...] Es necesario promover la parte divertida e informal de la práctica deportiva", señalan los investigadores.
Su trabajo también puso de manifiesto que la existencia de una enfermedad crónica apenas influía en la práctica de ejercicio entre las chicas estudiadas.
"Una explicación posible para esto es que las adolescentes en general practican menos deportes que sus compañeros varones", sugieren.
En sus conclusiones, estos investigadores recuerdan la importancia de la actividad física para llevar una vida sana y remarcan que los "profesionales sanitarios que están en contacto con adolescentes con problemas crónicos deberían animarles a realizar ejercicio a un nivel apropiado para su trastorno específico".