dimecres, 4 de febrer de 2009

Trasladan a un hospital a la mujer italiana en coma para ser desconectada


Eluana Englaro, la mujer sumida en coma desde hace 17 años y que se ha convertido en el símbolo de la lucha por la eutanasia en Italia, ha sido trasladada esta noche a un hospital de Udine (noreste), donde puede ser desconectada en los próximos días.
La ambulancia llegó poco después de las 01.30 horas a la clínica Lecco, cera de Milán, donde la mujer, de 37 años, ha permanecido en estado vegetativo desde el accidente que le sumió en un coma en 1992. En estos momentos ya se encuentra en su nuevo destino, la clínica La Quiete de Udine, donde le retirarán la sonda alimenticia que la mantiene con vida.

Así lo ha manifestado el neurólogo de Eluana, Carlo Alberto Defanti, quien ha señalado que "la sonda no será desconectada inmediatamente, ya que durante los primeros tres días se la seguirá alimentando artificialmente, con el fin de permitir al personal que pueda comprobar la situación. Después de estos tres días será suspendida la alimentación". Una vez retirada, la paciente puede tardar unos 15 días en morir.
Un grupo de manifestantes contra la eutanasia trataron de impedir que la ambulancia se llevara a Eulana a gritos de 'Eluana está viva' y 'No matarás'.

(Foto: AFP)
Hasta el último momento los opositores del "derecho a morir", apoyados por el Vaticano y por tanto por la poderosa iglesia italiana, se movilizaron para oponerse a sacar de la clínica católica Lecco para llevarla a una institución dispuesta a desconectarla.
El caso de Eluana ha movilizado a toda Italia y es objeto de intensa batalla jurídica y política desde hace más de 10 años.
La clínica de la localidad de Udine en la región de Friuli (Venezia) ha declarado su disposición para dar la bienvenida a la joven y ha formado un equipo médico para acceder dentro de pocos días a la petición del padre de la joven de que su hija sea desconectada.
El Gobierno italiano cree que Eluana, quien hasta el momento ha estado cuidada por unas monjas, podrá ser desconectada de la sonda en la clínica La Quiete de Udine porque su estatus legal como casa de curas permite eludir la prohibición establecida por el Ministerio de Sanidad.
Aún así, y para evitar posibles denuncias por eutanasia, el grupo de 15 médicos que asistirá a Eluana 24 horas al día durante su viaje final ha depositado en los juzgados de Udine el protocolo pormenorizado con las prácticas que seguirán, según informa Irene Hernández Velasco. Por si acaso.