dimecres, 4 de febrer de 2009

La altitud aumenta la eficacia de la diálisis


¿Prefiere el mar o la montaña? Los pacientes con enfermedad renal en fase terminal (aquellos que han perdido la función del riñón permanentemente) y que están en diálisis tienen fácil la elección, a raíz de los resultados de un nuevo estudio que indica que aquellos que viven a más de 1.200 metros de altitud tienen hasta un 15% menos de riesgo de morir que quienes habitan en las zonas a nivel del mar.

La causa de esta diferencia está en un fenómeno conocido como hipoxia (menor concentración de oxígeno). Según explican los investigadores del Hospital Brigham y la Universidad de Harvard (EEUU), autores del estudio que publica la revista 'JAMA', la hipoxia hace que los pacientes en diálisis que viven por encima de los 1.200 metros presenten mayores concentraciones de hemoglobina (una proteína en los glóbulos rojos que transporta el oxígeno de los pulmones al resto del organismo), lo que aumenta la efectividad de la diálisis.
La investigación contó con 804.812 pacientes que habían iniciado el tratamiento con diálisis entre enero de 1995 y diciembre de 2004 y que nunca habían recibido un trasplante de riñón. Los autores dividieron a los participantes por zonas geográficas en cinco grupos: los que vivían a menos de 76 metros; entre 77 y 609 metros; entre 610 y 1.218 metros; entre 1.219 y 1.828 metros y, por último, aquellos que habitaban por encima de los 1.829 metros (tan sólo el 0,4%).
Menos enfermedad cardiaca isquémica
Los individuos que habitaban en las zonas más altas eran sensiblemente más jóvenes y presentaban con mayor frecuencia hipertensión o diabetes. Por el contrario, la enfermedad cardiaca isquémica era menos común.
Con un periodo de seguimiento de cinco años, los autores observaron que los pacientes que vivían entre los 76 y los 609 metros presentaban un 3% menos mortalidad que quienes residían a nivel del mar, porcentaje que se eleva al 7% en el caso de los residentes entre 610 y 1.218 metros, a un 12% en quienes viven entre 1.219 y 1.828 y a un 15% por encima de esta altitud.
"Hemos encontrado una importante reducción de la mortalidad por cualquier causa en las personas con enfermedad renal sometidos a diálisis que residen en zonas de gran altitud, un hallazgo que no se puede explicar por las diferencias de cada pacientes sino por la hipoxia y sus efectos", concluye Wolfgang C. Winkelmayer, coordinador del trabajo. La diálisis es un proceso médico mediante el cual se extrae las toxinas que el riñón no elimina por sí solo.