dimecres, 3 de desembre de 2008

Una píldora 'inteligente'


Ya existen cápsulas que, una vez ingeridas, pueden fotografiar el aparato digestivo por dentro. Con una estructura similar a éstas, la compañía Philips ha fabricado un prototipo de píldora inteligente que puede programarse para que llegue a un lugar concreto y administre, por sí sola, una determinada dosis de fármaco.
La hipótesis de sus creadores, la multinacional Philips, es que la denominada 'i-Pill' reducirá las dosis necesarias, al ir directamente a la diana, y con ello los posibles efectos secundarios que se desprenden de algunos tratamientos, como los de la enfermedad de Crohn.

Para seguir el trayecto de la píldora por el aparato digestivo, y saber si está actuando en el área adecuada, los científicos se basan en los distintos niveles de pH. Éstos "aumentan marcadamente en el estómago y se van haciendo más alcalinos a partir del intestino grueso. Además, existe una marcada caída [...] entre el intestino delgado y el colon", explican los creadores.
Aunque estas mediciones deberían bastar para localizar esta píldora inteligente, en algunos casos puede ser necesario emplear alguna técnica de imagen común para situarla (una resonancia magnética o un TAC, por ejemplo).
El dispositivo, con un tamaño de 11x26 mm, está compuesto por un sensor del PH y de temperatura, una batería, un transistor wireless, un dispensador de fluidos y un almacén para el fármaco.
Diferentes formas de suministrar la terapia
"La entrega localizada del medicamento se realiza gracias a la bomba interna de la 'i-Pill' y bajo la supervisión del microprocesador, lo que permite un adecuado control", explica Philips en un comunicado. El sistema está preparado para suministrar el fármaco de forma repentina, progresiva o en múltiples localizaciones.
Además de recopilar información vía wireless, sobre la temperatura o la dosis liberada, por ejemplo, la píldora está preparada para poder reprogramarla una vez ya ingerida por el paciente. Es decir, en función de lo que se detecte en el aparato digestivo del paciente, los especialistas pueden modificar sobre la marcha el tratamiento inicial.
Aparte de sus excelentes propiedades como administrador de fármacos, el dispositivo también podría ser muy útil en los ensayos para probar la eficacia de nuevos medicamentos, según aseveran desde la citada compañía holandesa.