dijous, 13 de novembre de 2008

La primera mujer en recibir un trasplante de ovario da a luz a una niña

La primera mujer en recibir un trasplante de ovario completo en el mundo ha dado a luz a una niña, según informa la agencia británica PA. La mujer, de origen alemán y casada con un británico, recibió un ovario entero de su hermana gemela el año pasado, tras haberle fallado los suyos a los 15 años, a causa de un fallo ovárico prematuro que la dejó estéril.
La nueva madre, de 38 años y cuyo nombre no ha sido facilitado, se quedó embarazada tan sólo un año después de someterse al trasplante. El doctor Sherman Silber, que llevó a cabo la operación en el Centro de Infertilidad de St Louis, en Missouri (EEUU), ha señalado que su paciente ha dado a luz a una niña de unos 3,5 kilos mediante cesárea. Su caso se ha presentado en el transcurso de la conferencia de la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva que se está celebrando en San Francisco (EEUU).

"Este procedimiento quirúrgico de vivo a vivo, ha sido muy cuestionado hasta ahora", reconoce José Antonio Castilla, ginecólogo del Hospital Virgen de las Nieves de Granada. "Por las características del órgano, pensábamos que sería difícil volver a recuperar las inervaciones nerviosas y vasculares y lograr que los folículos vuelvan a funcionar".
Según ha explicado el especialista encargado de la operación al diario británico 'The Times', las mujeres (que residen en Vancouver, Canadá) no se habían visto en cuatro años en el momento de la operación, que las reunió en St Louis para el trasplante. "Ha sido increíblemente emocionante".
Este tipo de operación requiere técnicas de microcirugía muy precisas para volver a conectar los vasos sanguíneos con el nuevo órgano (cosiendo venas con venas y arterias con arterias); sólo tres meses después de operarse, la mujer tuvo su primera regla después de 22 años.
Otros casos
Este parto es el noveno que se produce en el mundo después de una donación ovárica entre hermanas gemelas idénticas (lo que reduce el riesgo de rechazo de la receptora), aunque hasta ahora los alumbramientos se habían producido después de trasplantar únicamente un trocito de corteza ovárica, y no el órgano completo. De hecho, el primer alumbramiento gracias a esta técnica se produjo en el año 2004, con una mujer que recibió un autotrasplante de su propio tejido ovárico, que había sido congelado antes de que la mujer recibiese quimioterapia.
Un año más tarde, en 2005, se registró el primer parto exitoso después de un trasplante de tejido ovárico entre gemelas. En aquella ocasión, Stephanie Yarber, recibió la donación de su hermana gemela, Melanie, cuyo ADN era idéntico al de la receptora.
De hecho, los especialistas recuerdan que no todas las mujeres son candidatas a esta cirugía, ya que debe existir una similitud casi del 100% con la donante para que el tejido implantado 'agarre' con éxito. Por ahora, el único trasplante que se ha realizado con éxito entre hermanas no gemelas se produjo en Bélgica en el año 2007, entonces Teresa Alvaro recuperó la menstruación que había perdido a causa de una menopausia precoz meses después de recibir una porción del ovario de su hermana Sandra.
No exento de riesgos
A pesar de los buenos resultados logrados hasta ahora con el trasplante parcial, el doctor Silber considera que implantando un ovario completo existen más posibilidades de que el trasplante dure incluso hasta 10 años. La operación de extirpar uno de los ovarios a la donante tampoco está exenta de riesgos y de futuros problemas de fertilidad, por lo que únicamente podrían hacerlo mujeres que ya tengan hijos y no deseen volver a quedarse embarazadas (en este caso, la hermana gemela ya tenía dos hijos en el momento en que aceptó donarle uno de sus ovarios a su gemela).
Para el resto de mujeres, recuerdan los especialistas, siguen existiendo otras alternativas más sencillas para recuperar la fertilidad, como la donación de óvulos y la fecundación 'in vitro'.
"Si a mi consulta viniesen dos gemelas en esta situación, les recomendaría la donación de ovocitos, después de un proceso de estimulacioón hormonal, que podrían ser fecundados in vitro con esperma de la mujer estéril", añade el doctor Justo Calleja, del Hospital San Juan de Dios, de Barcelona. "De hecho, lo que le critican siempre a Silber en los congresos médicos, es que la donación de ovocitos [óvulos inmaduros] es más sencilla y permite que ninguna de las dos mujeres tenga que pasar por el quiórfano". Sin embargo, en España, la donación de óvulos debe ser anónima, lo que no permitiría la donación directa y dirigida entre hermanas.
El doctor Castilla, por su parte, reconoce que el avance demuestra que es posible quirúrgicamente trasplantar este órgano ("cortar el pedículo que sujeta el ovario, coserlo y unirlo"), "pero de momento no es generalizable". De hecho, recuerda, muchos de los fármacos inmunosupresores que se emplean después de un trasplante afectan a las gónadas (los órganos reproductivos), por lo que es muy importante es que donante y receptora sean idénticas para evitar el riesgo de rechazo y la necesidad de emplear esta medicación.
Lo que sí abre la puerta este embarazo, como destaca Silber, es a que las mujeres que van a someterse a un tratamiento oncológico que puede poner en riesgo sus posibilidades de ser madres en el futuro, decidan extirparse y congelar sus ovarios para tratar de quedarse embarazadas una vez que superen el cáncer. Además, algunas mujeres podrían decidir congelar sus ovarios siendo aún jóvenes para posponer la maternidad.