dijous, 12 de juny de 2008

Un biochip detecta en la saliva si el paciente está sufriendo un infarto cardiaco


La saliva también es un marcador a tener cuenta para valorar la presencia de distintos trastornos. Un grupo de expertos estadounidenses ha creado un biochip que, a partir de una muestra de la citada sustancia, es capaz de detectar si un paciente está sufriendo un infarto cardiaco o cuentan con un alto riesgo de padecerlo.

John McDevitt, profesor de Bioquímica de la Universidad de Texas, en Austin (EEUU), es el principal autor de este proyecto. Tal y como él explica, su prueba se basa en medir los niveles en saliva de una serie de proteínas relacionadas con el infarto.
Los expertos colocan una muestra del paciente en una tarjeta con distintos orificios y provista de un nano-biochip. A continuación, este dispositivo se introduce en un aparato donde se lleva a cabo todo el análisis.
El sistema se basa principalmente en cuatro de las 32 proteínas que los científicos relacionaron con el riesgo de sufrir un ataque al corazón. Cada uno de estos biomarcadores se ilumina con un color distinto, gracias a unos tintes fluorescentes, lo que facilita su lectura. Dependiendo de las cifras que se obtengan se concluye si el paciente está sufriendo un infarto o no.
Aunque para analizar la saliva se requieren herramientas bastante más sensibles que para la sangre, los especialistas aseguran que con la primera prueba se pueden detectar los marcadores de riesgo de una manera más precoz. Y basan su afirmación en la actividad que presenta la mioglobina, cuya presencia alcanza un nivel máximo con gran celeridad (unas cuatro horas).