dimecres, 21 de maig de 2008

El Cermi pide el compromiso político de todos los ayuntamientos con la accesibilidad de las ciudades

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) se ha reunido con la Comisión de Movilidad y Accesibilidad de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) para abordar los problemas de accesibilidad y las necesidades de las personas con discapacidad y sus posibles soluciones a través de las entidades locales.

Durante el encuentro, el Cermi presentó una serie de propuestas para hacer de los municipios "ámbitos amistosos para la discapacidad". Entre las propuestas, el Comité de la discapacidad ha expresado su deseo de que todos los ayuntamientos manifiesten un compromiso político para hacer de su ciudad/pueblo un lugar accesible.
En este sentido, se ha plasmado la idea de que cada uno elabore un Plan de Accesibilidad Universal del Municipio. En él se plasmaría la aprobación de una Ordenanza municipal de accesibilidad universal, que regule la concesión de licencias sólo a aquellas construcciones que respeten la normativa vigente.
Asimismo, se crearía una Oficina de Accesibilidad Municipal para que se aplique el Plan y se realizarían inspecciones urbanísticas para comprobar si se respeta.
Por otro lado, el Cermi pide que los ayuntamientos adapten todos los edificios y espacios de titularidad de uso público y que incorporen la accesibilidad a los programas de rehabilitación de las viviendas. Del mismo modo, se debería reservar al menos un 5% de las viviendas de promoción municipal a personas con discapacidad o a proyectos de organizaciones de la discapacidad, así como establecer subvenciones para actuaciones de accesibilidad por parte de los vecinos.
Además, el Cermi solicitóp la adaptación de las páginas web a las condiciones de accesibilidad y el transporte urbano, con implantación de "eurotaxis", incremento de plazas reservadas para personas con discapacidad y de la vigilancia policial para que se cumpla dicha reserva.
Por último, el Cermi pidió la creación en cada municipio de un Consejo Local de la Discapacidad, que alimente el diálogo entre ayuntamiento y organizaciones de la discapacidad y sea de carácter consultivo y con capacidad para lanzar nuevas propuestas de mejora desde el ámbito local.