dilluns, 10 de març de 2008

El Cermi denuncia la situación de las miles de discapacitadas que viven en la pobreza

Con motivo del Día Internacional de las Mujeres, que se celebró el día 8 de marzo, el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) ha hecho público su 'Manifiesto de las mujeres con discapacidad' donde denuncia que "aún hoy miles de mujeres con discapacidad viven sumidas en la pobreza, tema del que apenas se habla".
El Cermi considera que "es un hecho objetivamente contrastado la vinculación de la discapacidad con la pobreza, siendo las mujeres con discapacidad las que presentan mayor vulnerabilidad, como demuestran los escasos datos existentes". En este sentido, el Comité apunta como agravante que dos tercios de la población global femenina con discapacidad en nuestro país sean mayores de 65 años, generalmente con escasa formación que limita su acceso al mercado laboral.

DEMANDAS DEL CERMI
El Cermi reclama una mejora sustancial de las pensiones que ponga en pie de igualdad a estas mujeres con ingresos mínimos y que se establezcan medidas para que puedan gozar de una vivienda digna y accesible.
Asimismo, pide a los poderes públicos que habiliten recursos y apoyos suficientes y sostenidos que permitan a las mujeres con discapacidad ser autónomas económicamente y llevar una vida independiente.
Por último, el Cermi solicita que se incluyan indicadores de impacto de género y pobreza en las políticas sociales que se desarrollen tanto en el plano estatal como en el autonómico.
FAMMA-COCEMFELa Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de la Comunidad de Madrid (Famma-Cocemfe Madrid) reivindicó en el Día de la Mujer, 8 de marzo, una mayor sensibilización, por parte de la sociedad y los poderes públicos, ante la problemática que encuentran las mujeres con discapacidad en todos los ámbitos de su vida cotidiana.
En España existen más de tres millones y medio de personas con discapacidad, de las que el 58 por ciento son mujeres, recordó Famma en un comunicado enviado con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer.Aunque ya se han dado pasos para fomentar los derechos de las mujeres con discapacidad, "se hace necesario un mayor compromiso por parte del tejido social para mejorar la integración en igualdad de condiciones de estas mujeres en todos los ámbitos de la vida y muy especialmente en el laboral", continúa la nota de prensa.En opinión de esta federación, hay que atender a la ley de igualdad, recientemente aprobada, pero también a la Ley de Integración Social de Minusválidos (Lismi), en vigor desde 1982, que establece que las empresas públicas y privadas que empleen a 50 o más trabajadores estarán obligadas a que, al menos, el dos por ciento de ellos sean trabajadores con discapacidad.Teniendo en cuenta el vacío que existe en relación a la defensa de los derechos de las mujeres con discapacidad, FAMMA quiere potenciar las capacidades de las mujeres con discapacidad, fomentando su asociacionismo, especialmente con discapacidad física y/u orgánica, promoviendo la integración de los grupos y asociaciones de mujeres en la Comunidad de Madrid, indica la federación.Y es que, a juicio de Famma, hay que impulsar la influencia de la mujer, especialmente con discapacidad física y/u orgánica, en la vida política, económica, cultural y laboral en la Comunidad de Madrid y reivindicar una mayor presencia de mujeres con discapacidad en cargos de responsabilidad pública y en puestos directivos de la empresa privada.Del mismo modo, debe erradicarse la violencia de género y prestar asistencia a las mujeres con discapacidad que se vean afectadas por ella, eliminando barreras físicas de acceso a los organismos de protección y defensa, como las barreras sociales que obstaculicen la comprensión y acompañamiento de sus situaciones personales.En definitiva, concluye Famma-Cocenfe Madrid, son necesarias actuaciones e iniciativas que favorezcan la igualdad real y efectiva de oportunidades entre hombres y mujeres, prestando especial atención a las mujeres con discapacidad.