dilluns, 3 de setembre de 2012

El Cermi exhorta a las empresas a que, pese a la crisis, no renuncien a la RSC Discapacidad

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) ha pedido a las empresas que no renuncien en ningún caso a mantener e intensificar sus estrategias de responsabilidad social corporativa en el ámbito de la discapacidad, pese a los momentos de profunda crisis que atraviesa la economía española. La responsabilidad social en el entorno de la discapacidad (RSE-Discapacidad) no es solo un imperativo ético y de decencia pública insoslayable para las empresas comprometidas con la comunidad en la operan, sino que es también un ventaja competitiva que hace más atractivas y dinámicas a las propias organizaciones y las sitúa en mejores posiciones para satisfacer a todos sus grupos de interés. Incorporar la discapacidad y la diversidad que representa a toda la cadena de valor de las empresas, tanto en la dimensión interna como en la externa, refuerza la capacidad de las compañías, ya sean grandes, medianas o pequeñas, para afrontar con mayores garantías de éxito el momento económico tan negativo que experimenta nuestro país.

Para desarrollar proyectos en la esfera de la RSC-Discapacidad, las empresas disponen de una red privilegiada de enormes aliados como son las más de 7.500 entidades de la discapacidad organizada, de diversa cobertura territorial, que están en el entorno del Cermi, con las que pueden llevar a la práctica todo tipo de iniciativas beneficiosas para la empresa, la discapacidad y la comunidad.