dilluns, 17 de setembre de 2012

Cocemfe pide que se mantengan los servicios sanitarios para discapacitados y enfermos crónicos

Reclama mantener la gratuidad de la prestación ortoprotésica La Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (Cocemfe) pide al Gobierno que en la revisión de los servicios básicos del Sistema Nacional de Salud que está realizando mantenga las prestaciones proporcionadas hasta el momento a las personas con discapacidad y con enfermedades crónicas. “Aunque solo sea por razones estrictamente económicas, es más rentable la prevención”, señala el presidente de Cocemfe, Mario García, teniendo en cuenta que “la eliminación de servicios de la financiación pública o el establecimiento de nuevos copagos atenta directamente contra el mantenimiento de la salud de este colectivo y el retraso de la aparición de las secuelas de una discapacidad”. “No puede considerarse complementario y empezar a cobrar lo que para las personas con discapacidad es imprescindible para lograr las mayores cotas de autonomía personal y equiparar sus oportunidades a las del resto de la población”, asegura Mario García. Es el caso de la prestación ortoprotésica, los servicios de rehabilitación y fisioterapia y el transporte sanitario no urgente para que determinados enfermos crónicos puedan recibir su tratamiento. Cocemfe considera que “no se puede dificultar el acceso a los servicios de fisioterapia y rehabilitación cuando al mismo tiempo las entidades de discapacidad que los prestan como complemento a los servicios sociales están teniendo serios problemas para seguir proporcionándolos”. El presidente de Cocemfe asegura que “es intolerable que las personas con discapacidad paguen por los errores y excesos que otros han cometido. La crisis afecta a todos, pero se está cebando injustamente con las personas con discapacidad y sus familias debido a que la vida de este colectivo es más cara, y ahora se ve obligado hacer frente a nuevos gastos por tener una discapacidad o enfermedad”. La Confederación entiende que los nuevos impuestos, copagos y recortes deberían aplicarse a servicios que son prescindibles o productos cuyo consumo es voluntario. Con la implantación de una cartera de servicios complementarios se penaliza al colectivo y sus familias como si hubieran decidido tener una discapacidad o enfermedad y fueran los responsables de su situación. En este sentido, la eliminación de determinados fármacos de la financiación pública, que ha entrado en vigor en septiembre, ya supone una disminución de su capacidad económica. A pesar de que entre las excepciones figuran los laxantes que requieren las personas con paraplejia, se han quedado fuera las cremas y pomadas antiescaras, que sirven para evitar que las rozaduras ocasionadas en personas con problemas de movilidad acaben en úlceras y profundas heridas; así como los mucolíticos, que son esenciales para el control de los problemas pulmonares de numerosas personas con discapacidad y de enfermedades crónicas, como la fibrosis quística. Por ello, Cocemfe pide al Gobierno que paralice el cobro de los servicios que las personas con discapacidad y enfermedades crónicas, en muchos casos, no van a poder costear y que mantenga la financiación de los medicamentos prescritos específicamente para el tratamiento de estas personas. La entidad espera que la intermediación con el Gobierno que está realizando el Cermi con la participación de organizaciones del sector de la discapacidad como Cocemfe sirva para mantener las mejoras asistenciales y de integración logradas en décadas.