dimecres, 5 d’octubre de 2011

El proyecto Discatel, un ejemplo que bate un récord en la contratación de discapacitados

La Asociación Española de Centros de Contacto con Clientes (Aeeccc) ha mantenido esta semana el ‘I Ecuentro con medios de comunicación sobre experiencias en teletrabajo de personas con discapacidad en el Proyecto Discatel’, una iniciativa por la que, en un principio, apostaron las entidades Dkv Integralia, Fundación Konecta, Sertel (perteneciente al Grupo Fundosa) y el Grupo Marktel. El acto, que tuvo lugar en la sede de Madrid de la Fundación Dkv Integralia, estuvo dirigido por el presidente de la Aeeccc, José Luis Goytre, quien presentó el Proyecto Discatel, que, desde su creación en 2008, ha conseguido la incorporación al mercado laboral de 100.000 personas con y sin discapacidad en plataforma y teletrabajo en España y de 40.000 personas en Latinoamerica y Marruecos. Goytre también informó sobre cuáles son los objetivos planteados en la inserción de personas con discapacidad por las empresas integrantes de la Aeeccc, así como el “Estudio sobre las posibilidades del Teletrabajo como medio de empleo de personas con discapacidad en contact centers”. La jornada sirvió para que representantes de tres de las organizaciones integrantes del Proyecto Discatel presentaran sus experiencias. Por una parte, Cristina González, directora de la Fundación Dkv Integralia, informó sobre el programa de Oficinas de Atención al Vecino que dan servicio a Ayuntamientos por teletrabajo; Alejandro Fernández Fidalgo, director del Área de Productos y Servicios Tecnológicos del Grupo Fundosa, presentó sus experiencias de telecentros en Fitex; y Graciela de la Morena, directora de Fundación Konecta, expuso las estrategias y compromiso social en las inserción de personas con discapacidad. Una de las conclusiones principales de la jornada fue la calidad obtenida por aquellas empresas que contratan los servicios de los contact center formados en su mayoría por personas con discapacidad que teletrabajan. Entre las razones expuestas destacaron el bajo nivel de absentismo laboral, dado que no requieren medidas de conciliación familiar ni baja por enfermedades leves o maternidad, además de encontrarse con un trabajador motivado; el ahorro de espacio y reducción de gastos de consumo; y el aumento de la satisfacción de los empleados y por ello la productividad. Por su parte, el empleado con discapacidad encuentra la flexibilidad horaria necesaria; ahorra en costes de transportes; la posibilidad de trabajar que encuentran aquellas personas con discapacidad que residen en zonas alejadas y rurales al suprimir posibles problemas de accesibilidad o barreras arquitectónicas; el alto nivel de fidelización a las empresas; menor estrés; y ahorro en costes de comida. AEECCC Y EL PROYECTO DISCATEL La Aeeccc tiene entre sus objetivos la puesta en marcha de cuantas actividades sean positivas para la potenciación, el desarrollo y la calidad de servicio de los contact center en la sociedad. En esa línea y como parte de su política de RSC, la Asociación se ha planteado estudiar las posibilidades de adecuación de los puestos de trabajo de contact center al colectivo de personas con discapacidad física y/o sensorial, como una de sus mejores contribuciones sociales. Para lograrlo, creo en 2006 el Grupo de Teletrabajo y Discapacidad. En 2008, dicho Grupo puse en marcha una experiencia concreta de teletrabajo de personas con discapacidad como agentes remotos de contact center denominada Proyecto Discatel, mediante el cual está creando actualmente empleo en el sistema de teletrabajo. Dicho proyecto está programando, además, cursos de formación presenciales y online para preparar a personas con discapacidad que desean trabajar en plataformas de contac center o teletrabajar. En noviembre de 2010, el Grupo de Teletrabajo de la Aeeccc ya estaba compuesto por las empresas Fundación Integralia, Sertel, el Centro Especial de Telemarketing del Grupo Marktel, la Fundación Alares, Altitude Software, Pelayo, Customer Top, Teletech, Atento y Konecta. Anualmente se van "adhiriendo" más empresas como GSS, Izo, Fonomed, Balumba y Sitel. El proyecto cuenta con el patrocinio del Real Patronato sobre Discapacidad y el apoyo tecnológico y económico de Vodafone España, Altitude Software, Zasylogic, Emocional Training e Izo. Asimismo, cuenta con la colaboración y asesoramiento de técnicos de FSC Inserta y Fundación Prevent.