divendres, 29 d’abril de 2011

El desempleo en las personas con síndrome de Down alcanza el 95%


Casi cinco millones de parados y una tasa de desempleo que asciende al 21,29% son los últimos datos presentados por la Encuesta de Población Activa. Menos alentadores son los datos que dicha encuesta arroja acerca de las personas con síndrome de Down: el 95% de este colectivo se encuentra excluído del mercado laboral. ¿Los motivos?: el desconocimiento de las capacidades de estas personas, según Down España, que ha presentado su nueva campaña de sensibilización destinada a los empresarios.


La mayoría del colectivo de personas con síndrome de Down "ha recibido formación y una preparación pre-laboral que les permitiría acceder a un empleo adaptado a sus capacidades", sostiene Pedro Martínez, experto y coordinador de la Red de Empleo con Apoyo de Down España.

Para Martínez, la dificultad para acceder al mercado laboral radica en la actitud y prejuicios de algunos empresarios, que "aún desconocen las capacidades que tienen las personas con síndrome de Down así como la multitud de tareas y funciones que podrían desempeñar dentro de cualquier empresa".

Sólo las grandes compañías son las que apuestan por contratar a personas con síndrome de Down, mientras que las pequeñas y medianas empresas muestran más reticencias, asegura Down España. Sin embargo, según Martínez "aquellos empresarios que dan una oportunidad a las personas con síndrome de Down no se arrepienten porque demuestran ser trabajadores eficaces y puntuales que cumplen de manera metódica con sus funciones".

Para fomentar el empleo de este colectivo, Down España ha puesto en marcha una campaña con motivo del Día Internacional del Trabajo: "Ningún empresario me ha mirado tanto tiempo como tú ahora", ese es el lema que aparece sobre el primer plano de Juan, un joven con síndrome de Down que tiene formación, es capaz y responsable. "Podría empezar a trabajar hoy mismo -prosigue la campaña- pero eso probablemente no ocurra".

Down España espera que esta iniciativa anime a los empresarios españoles a que den, a las 23.000 personas con síndrome de Down que buscan actualmente trabajo, la oportunidad que se merecen para demostrar de lo que son capaces.