dimarts, 15 de març de 2011

Tecnología de última generación para el cáncer de piel


Un técnica que ofrece imágenes en tres dimensiones, herramientas para evitar las biopsias y un adhesivo capaz de detectar tumores de la piel. Son sólo tres ejemplos de proyectos aún en estudio y tecnología que se empieza a instalar cada vez en más hospitales. La investigación es imparable. Varios médicos especializados en cáncer de piel hacen un repaso de las últimas novedades en el diagnóstico de esta enfermedad.


"En España, sólo algunos hospitales de Madrid y Barcelona disponen de microscopía confocal. En Europa lo tienen unos 80 centros y en EEUU unos 100", explica Joseph Malvehy, coordinador de la Unidad de Melanoma del Hospital Clínic de Barcelona. Se trata de una herramienta "que permite visualizar de forma instanténea e indolora (sin biopsia) un tumor hasta el nivel celular en tiempo real. Es un microscopio que capta las imágenes de lesiones cutáneas usando una fuente de láser de baja potencia y un sistema computerizado de reconstrucción".

Sin esta técnica, lo habitual es hacer una biopsia "donde sospechamos que puede haber lesión", para confirmar o descartar un tumor. Así, con la microscopía confocal "ahorramos muchas biopsias de lesiones dudosas". Para hacernos una idea, según el dermatólogo, si con la exploración clínica el número de biopsias necesarias para diagnosticar un solo melanoma es de una a 15, con la nueva herramienta, las biopsias se reducen a menos de dos o tres (cuando los resultados no son concluyentes)".

El Hospital Ramón y Cajal de Madrid es otro de los hospitales que dispone de microscopía confocal. Sergio Vañó es uno de los dermatólogos que más experiencia tiene en su manejo. "Es una tecnología muy aconsejable, no tanto por las biopsias ahorradas sino porque permite ver qué pasa en la piel en directo, cómo pasan las células sanguíneas por los vasos, ofrece mucha información sobre la biología de la piel". Esto es lo que facilita distinguir una lesión buena de otra mala y además, "posibilita el estudio de distintas otras afecciones como la psoriasis, el liquen...".

De hecho, según comenta este especialista, "[en nuestro centro] estamos terminando un estudio sobre cómo afecta la radioterapia en la piel de mujeres con cáncer de mama y esto lo hacemos con la microscopía confocal".

Y aún más ventajas. Cuando el diagnóstico se confirma, esta técnica facilita observar la evolución del tumor con el tratamiento aplicado. Esta función es muy interesante, por ejemplo, para los casos de carcinoma basocelular (el tumor cutáneo maligno más frecuente, cuya incidencia aumenta con la edad). "Muchas veces se intenta tratar sin cirugía, con terapia fotodinámica. Esta herramienta nos permite ir viendo los resultados y valorar si finalmente es necesaria una intervención invasiva o si, por el contrario, la terapia fotodinámica está siendo eficaz y es suficiente", apunta el doctor Malvehy.

Operaciones con más precisión
Todo un avance que, poco a poco, tal y como pronostican los expertos, se irá instalando cada vez en más centros hospitalarios. Puede que pase lo mismo con otra técnica que se ha empezado a utilizar, a modo de prueba, en el Hospital Clínic de Barcelona. Se trata de una especie de cámara portátil que sirve para ganar precisión en las operaciones de melanoma.

"En los estadios precoces del melanoma, se quita el tumor y el ganglio centinela, que es el ganglio que indica si la enfermedad se está expandiendo al resto de ganglios linfáticos o no", expone Sergi Vidal Sicart, consultor de Medicina Nuclear de este centro hospitalario.

Para extraerlo, primero hay que localizarlo. Lo que normalmente se hace es "inyectar en la zona de la lesión un trazador radiactivo que es captado por el ganglio centinela. En quirófano se utiliza una sonda detectora de radiación [se pasa por la superficie de la piel] y la gammacámara portátil nos permite obtener una imagen y un sonido según la actividad acumulada en el ganglio. Esto nos ayuda a determinar dónde realizar la incisión y monitorizar todo el proceso de extirpación del ganglio".

Ahora, con la nueva técnica (Spect), el procemiento mejora. Los pasos son los mismos, pero la tecnología de visualización, a diferencia de la anterior, "ofrece una imagen en tres dimensiones e indica la distancia en que se encuentra el ganglio. Esto ayuda mucho al cirujano", señala Antonio Vilalta Solsona, cirujano dermatólogo y miembro de la Unidad de Melanomas del Clínic.

"Creemos que esta novedad será capaz de acortar mucho el tiempo de intervención y aumentar la precisión para localizar el ganglio centinela", añade. Y en este repaso por las últimas novedades tecnológicas, no se puede obviar uno de los proyectos más prometedores en el diagnóstico del cáncer de piel, que consiste en detectar el melanoma a través de una especie de adhesivo.

Como explica un artículo publicado en 'British Journal of Dermatology', se coloca sobre la piel y, con las células que se desprenden, tras hacer un análisis de 17 marcadores genéticos, es capaz de detectar un posible tumor de piel. "Es una técnica en fase experimental para el futuro diagnóstico molecular. Por los resultados obtenidos hasta el momento, parece que sí detecta tumores de la piel, aunque deben evaluarse más casos", puntualiza Joseph Malvehy.