dilluns, 7 de març de 2011

Las ciudades se olvidan de los ciegos y sordos

Las ciudades españolas están avanzando en el camino de ser más accesibles, aunque en muchos casos siguen "olvidándose" de las personas ciegas y sordas, según un estudio de "Eroski Consumer", que alerta de la escasez de información en braille y de la falta de intérpretes profesionales de lengua de signos para estas personas.
Eroski Consumer", que ha contado con la colaboración de numerosas organizaciones de usuarios con discapacidad, asegura haber analizado la accesibilidad de las instituciones públicas de 18 ciudades de todo el país.

En concreto, el estudio se centró en las capitales de A Coruña, Alicante, Barcelona, Bilbao, Cádiz, Córdoba, Granada, Madrid, Málaga, Murcia, Oviedo, Pamplona, San Sebastián, Sevilla, Valencia, Valladolid, Vitoria y Zaragoza.

Acompañados de un usuario de sillas de ruedas, de una persona ciega y de otra sorda, los técnicos de "Eroski Consumer" visitaron en febrero tres edificios públicos en cada una de estas ciudades.

De esta manera, intentaban comprobar los niveles de accesibilidad de un edificio municipal, de las consultas externas de un hospital y de las estaciones de tren.

La valoración global es de un "ajustado aprobado": 13 capitales de las 18 estudiadas se quedan en esa nota, y sólo Córdoba, Málaga y Valladolid aprobaron el examen con un "holgado bien". Alicante y San Sebastián lo suspenden con un "regular".

Para "Eroski Consumer", la conclusión más evidente del informe es que, "en los últimos años, las ciudades se han esforzado más por adaptarse a las necesidades de las personas en silla de ruedas (la nota media de las 18 ciudades es un 'bien') que en las que requieren los discapacitados visuales (nota media 'aceptable') y, particularmente, la personas con discapacidad auditiva (valoración media 'regular')".

En en opinión de los autores del estudio, "las personas con discapacidad auditiva son las que peor lo tienen".