dimarts, 1 de març de 2011

La Fundación Española de la Tartamudez resalta el valor de "El Discurso del Rey'


La Fundación Española de la Tartamudez se felicitó este lunes por que "El Discurso del Rey" haya sido merecedora de cuatro estatuillas en la 83ª edición de los Oscar, ya que en su opinión, se trata de una película que ha hecho más en un mes o mes y medio por las personas que tienen problemas para hablar con fuidez que "la humanidad entera en 2.000 años".


"Ha hecho más la película por naturalizar y dar a conocer la tartamudez en un mes y medio que la humanidad entera en los últimos 2.000 años", declaró a Servimedia Adolfo Sánchez, presidente de la citada fundación, tras conocer que "El Discurso del Rey" se ha llevado cuatro de los 12 "oscar" para los que estaba nominada.

El filme está dirigido por Tom Hooper y cuenta la historia de Bertie (Colin Firth), quien tras la muerte de su padre, el rey Jorge V y la abdicación del príncipe Eduardo VII, se convierte en Jorge VI de Inglaterra. Gracias al apoyo de su familia y de profesionales, el nuevo monarca logra superar su angustioso problema de tartamudez y pronunciar un discurso radiofónico que inspirará a su pueblo y lo unirá en la batalla que está a punto de vivir.

En opinión de Sánchez, los artistas en general y los españoles en particular deberían seguir el ejemplo de "El Discurso del Rey" y reflejar en sus obras problemas que afectan a una parte de la sociedad menos visible, como pueden ser las personas que tartamudean o aquellas otras a las que ser calvas les supone "un trauma enorme".

Y es que, el presidente de la Fundación de la Tartamudez echa de menos en el cine español la sensibilidad de la cinta de Tom Hooper y "de más" el tratamiento que algunos programas televisivos hacen de problemas sociales como el de los tartamudos, a quienes les cuesta hablar, pero que no tienen por ello otros trastornos asociados.

Sánchez hizo esta apreciación porque considera que a veces, el problema de la tartamudez está más en el interlocutor, que no tiene la paciencia suficiente para escuchar, que en quien se traba al hablar.

Por este motivo, pidió a la sociedad que no se fije en cómo hablan las personas con tartamudez, sino en lo que dicen, que es lo que verdaderamente importa.

Se estima que cerca del dos por ciento de los españoles tienen problemas de fluidez al hablar, algo que en todo el mundo le ocurre a unos cien millones de personas.