divendres, 28 de gener de 2011

Cruz Roja opta por sensibilizar con humor, aunque 'En realidad no tiene gracia'


Forges, Gallego&Rey, Gomaespuma, Florentino Fernández, Anabel Alonso, Antonio Mingote, Nani, Vergara y Mariel Soria&Barceló participan en una nueva campaña de Cruz Roja Española que, desde la perspectiva del humor, desdramatiza los prejuicios que rodean a la población inmigrante.

La campaña, que lleva por lema "En realidad no tiene gracia", presentada este jueves en Madrid, tiene como objetivo promover la gestión de la diversidad cultural y la igualdad de trato a escala social y empresarial, con el fin de mostrar la contribución de las personas inmigrantes y otros colectivos en dificultad social al desarrollo social.

Cruz Roja Española ha querido utilizar el humor como herramienta para llegar de forma directa y cercana a los diferentes públicos a los que desea sensibilizar y poner el énfasis en que las personas inmigrantes encuentran a veces situaciones cotidianas tan absurdas como dramáticas a la hora de participar en el mercado laboral, normativas internas, burocracia, estereotipos y prejuicios, etc.

"En realidad no tiene gracia" pone de manifiesto lo absurdo y dramático de estas situaciones a través de un humor crítico que invita a la reflexión a empresas y ciudadanos.

Así, Forges, Gallego&Rey, Mingote, Mariel Soria&Barceló, Nani y Vergara han diseñado viñetas y Anabel Alonso, Flo y Gomaespuma han grabado cuñas de radio.

Por ejemplo, la viñeta de Gallego&Rey muestra a un inmigrante llamando a la puerta del mercado laboral y recibe un balón de fútbol, y la de Nani refleja a una empresaria que pide "una dependienta, pero que no sea muy oscurita, que luego no combina con los muebles de la tienda".

La secretaria de Estado de Inmigración y Emigración, Anna Terrón, afirmó que la campaña refleja que la sociedad está formada por personas con "problemas iguales" y similares, y lamentó que "en épocas de crisis" resulte "más fácil buscar un culpable exterior" en las dificultades propias.

El coordinador general de Cruz Roja Española, Toni Bruel, apuntó que su organización ha querido aprovechar el "humor inteligente" que se hace en España para elaborar una campaña "que no moleste a nadie" y "fresca" que combata los prejuicios contra las personas inmigrantes.