divendres, 19 de novembre de 2010

Vuelve la liga española de fútbol sala para ciegos

Este fin de semana arranca una edición más de la Liga de Fútbol Sala para Ciegos, en la que participarán durante ocho meses los equipos de Madrid, Sevilla, Granada, Tarragona, Barcelona, Alicante, Murcia, Málaga y Valencia.
La competición, organizada por la Federación Española de Deportes para Ciegos (FEDC), tendrá lugar en diferentes ciudades de España y se celebrará a doble vuelta, según informó este jueves la ONCE.


Además de luchar por el título de Liga, los nueve clubes intentarán obtener la mejor puntuación posible para optar al Campeonato de España, que disputarán los seis primeros clasificados del torneo liguero.


En la pasada temporada, el Málaga se proclamó campeón de liga y de España, por delante en ambos casos del equipo de Madrid.


El conjunto malacitano cuenta en su plantilla con jugadores internacionales, como Antonio Martín Gaitán, "El niño", varias veces máximo goleador y reconocido como mejor futbolista ciego de Europa en 2005; Marcelo Rosado; Alfredo Cuadrado, y Álvaro González.


El club de Madrid destacan Adolfo Acosta y Carmelo Garrido, que, junto a jugadores de la talla de Pedro García Villa (Murcia), Aurelio de los Santos (Sevilla), Javier Muñoz Pérez (Tarragona) y José Luis Giera y Julián Gómez (Alicante), prometen cargar de emoción los partidos hasta el último minuto de la liga.


Por otro lado, el pasado fin de semana comenzó la Liga de Fútbol Sala para Deficientes Visuales, con tres grupos, de los que saldrá un único ganador de la competición y los dos primeros clasificados de cada grupo pasarán al Campeonato de España.


En fútbol sala, los ciegos y los deficientes visuales compiten en dos categorías distintas, con grandes diferencias entre ambas.


Los jugadores con deficiencia visual no necesitan apenas adaptaciones para competir, salvo las encaminadas a conseguir contraste entre el color del balón y el suelo, de la portería y el fondo y una iluminación de igual intensidad durante los 40 minutos de juego real que dura el partido.


El fútbol para ciegos totales necesita un número mayor de adaptaciones, con las siguientes características: Balón sonoro; vallas laterales que evitan los fueras de banda, salvo que el balón salga por encima; el portero no tiene discapacidad y ve limitada su maniobrabilidad a una pequeña zona dentro del área de penalti, un guía detrás de la portería orienta a los jugadores y la obligatoriedad de los jugadores de decir de forma clara y audible la palabra "voy", para evitar golpes y orientar al jugador rival.