dimecres, 29 de setembre de 2010

Viagra en los supermercados del Reino Unido


Los varones británicos están de enhorabuena. Al menos quienes sufren su disfunción eréctil en silencio, que a partir de ayer pueden comprar Viagra a mitad de precio y sin decírselo al médico de cabecera. Se trata de una iniciativa de Tesco, la mayor cadena de supermercados del Reino Unido. Cobrarán menos de la mitad que las farmacias Boots. Éstas venden cuatro pastillas por 55 libras. En Tesco se pueden comprar ocho por sólo 52.


En realidad, se trata de una ganga muy relativa: con receta ocho pastillas de Viagra se pueden comprar por sólo 48 libras. Pero muchos británicos prefieren pagar un poco más y esquivar así las preguntas incómodas del médico. Quedó claro cuando Boots empezó a comercializar la pastilla azul el año pasado y lo ha corroborado la novedosa oferta del Tesco, que ayer entró en vigor en 300 supermercados del Reino Unido.

Pero eso no quiere decir que uno pueda comprar Viagra en Tesco como quien compra cruasanes, yogures o zumo de naranja. Al comprador se le someterá a unas pruebas de colesterol, diabetes y tensión sanguínea. Y deberá responder a un cuestionario exhaustivo sobre sus hábitos de salud. Por si fuera poco, no podrá comprar más de un bote de ocho pastillas y no podrá tener menos de 40 años ni más de 65.

"Una vez que sepamos que los hombres no tienen problemas de salud, discutiremos las opciones y les venderemos el tratamiento más apropiado", decía hace unos días Shona Scott, directora comercial de Tesco y promotora del proyecto.

Según estudios recientes, un 22% de los varones británicos de 40 años sufre disfunción eréctil y un 49% de los británicos con más de 70. El Reino Unido puede presumir es el lugar donde nació Viagra. Ocurrió en el pueblecito sureño de Sandwich y por error. Cuando los científicos de la multinacional farmacéutica Pfizer probaban un medicamento para prevenir la angina de pecho.