divendres, 17 de setembre de 2010

La mortalidad materna disminuye un 34% en las dos últimas décadas


El número de mujeres que mueren debido a las complicaciones durante el embarazo y el parto ha descendido un 34% desde 1990 gracias a una mejora en la educación y en los sistemas de salud, de acuerdo con un nuevo informe realizado por varias agencias de Naciones Unidas publicado este miércoles.


El progreso es notable (en 1990 se registraron 546.000 muertes, mientras que en 2008 esta cifra fue de 358.000), pero el índice anual de descenso es menos de la mitad de lo que se necesita para conseguir uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), que pretendía reducir la mortalidad materna en un 75% entre 1990 y 2015. Esto requeriría un descenso anual de un 5,5%, y el declive conseguido hasta ahora se traduce en una media anual de sólo un 2,3%.

Según el informe, el 99% de todas las muertes siguieron ocurriendo en los países en desarrollo. Es más, la región subsahariana y la del Sur de Asia acumularon conjuntamente el 87% de todas las muertes maternas globales, con 313.000 fallecimientos en 2008, el año analizado en el estudio.

Un esfuerzo necesario
"Para conseguir nuestro objetivo global de mejorar la salud materna necesitamos hacer más para poder llegar hasta aquéllas que se encuentran en un riesgo mayor", ha afirmado el director ejecutivo del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Anthony Lake. "Esto significa llegar hasta las mujeres que viven en las zonas rurales y pobres, las mujeres de minorías étnicas y grupos indígenas y las mujeres seropositivas y en zonas de conflicto", ha añadido.

Para Thoraya Ahmed Obaid, directora ejecutiva del Fondo de Población de la ONU (UNFPA), las nuevas cifras muestran que es posible impedir que más mujeres mueran. Según su opinión, los países necesitan invertir en sus sistemas sanitarios y en la calidad de los cuidados. "La falta de cuidado de la salud materna viola el derecho de cada mujer a la vida, la salud, la igualdad y la no discriminación", ha asegurado.

Por su parte, el vicepresidente para Desarrollo Humano en el Banco Mundial (BM), Tamar Mauelyan Atinc, ha indicado que "la mortalidad materna está causada por la pobreza y es una causa de ella".

Los datos del informe muestran que cada día de 2008 murieron 1.000 mujeres por causas relacionadas con el embarazo o el parto, principalmente a causa del fuerte sangrado después de dar a luz, infecciones, desórdenes hipertensos y abortos inseguros

Mejoras
El informe, que cubre el período de 1990 a 2008, también indica que diez de 87 países con índices de mortalidad materna igual o superior a 100 en 1990 han logrado un descenso anual de un 5,5% en este período. En el otro extremo, 30 han hecho progresos nulos o insuficientes desde 1990.

El estudio también muestra cierto progreso en la región de África subsahariana, donde la mortalidad materna cayó un 26%. Por otro lado, en Asia, el número de muertes se estima que se ha reducido desde las 315.000 a las 139.000 en este período, un 52% de descenso.

"Necesitamos hacer más para fortalecer los sistemas de registros nacionales de datos", ha indicado la directora de la OMS, Margaret Chan. "Es vital apoyar el desarrollo de unos sistemas de registro civil que sean completos y fiables y en los que se incluyan los nacimientos, las muertes y sus causas. Cada muerte materna debe contabilizarse", ha concluido.