dilluns, 26 d’abril de 2010

Por favor, cultive el silencio


El próximo 28 de abril se celebra el Día Mundial contra el ruido. Los expertos alertan de que, en las últimas décadas, los niveles de ruido han aumentado de forma alarmante. Un problema que no pasa desapercibido para la mayoría de la población. Según un estudio realizado por GAES Centros Auditivos, un 87% de los españoles considera que vive en un país ruidoso.




Se calcula que más de de 9 millones de españoles soportan cada día unos niveles medios de ruido que superan el límite aceptable establecido en 65 dB por la Organización Mundial de la Salud (OMS). De hecho, España ocupa la segunda posición en la prelación de los países más ruidosos, por detrás de Japón.



Por comunidades autónomas, los madrileños son los que más se quejan del ruido, mientras que gallegos y vascos son los que menos notan la contaminación acústica. Sin embargo, nueve de cada diez españoles considera que no estamos suficientemente concienciados y no ponemos las medidas necesarias para reducir los altos índices de sonido. Un hecho que puede afectar nuestra calidad de vida y tener efectos sobre la salud. Así lo refleja que un 28% de personas declaren que el ruido altera en gran medida su estado de ánimo.



La exposición a sonidos que superan los índices considerados como saludables puede provocar pérdida auditiva si no protegemos adecuadamente nuestros oídos. Además, el ruido puede generar diversos trastornos como insomnio, irritabilidad, dolor de cabeza, estrés, hipertensión, fatiga o un mayor riesgo cardiovascular.


LAS OBRAS, LA FUENTE DE RUIDO MÁS DETESTADA

Según este estudio, las obras (49,4%), el ladrido de un perro (25,3%), el camión de la basura (24,6%) y el tráfico (24,1%) son los sonidos que más molestan. La calle es el entorno donde somos más conscientes del ruido que nos rodea. Un 65% de la población reconoce que es el lugar donde se siente más agobiado por la contaminación acústica.



Por la noche es otro de los momentos más conflictivos para encontrar el silencio y la calma adecuados para conciliar el sueño. Así, casi el 46% de la población reconoce oír ruidos cuando va a dormir.



PÉRDIDA DE AUDICIÓN

Soportar niveles de ruido excesivo en nuestro entorno puede tener graves consecuencias en nuestra salud auditiva. La pérdida de audición provocada por altos niveles sonoros se produce como consecuencia de una exposición prolongada a ruidos que superen los 85 decibelios. Cuanto más alto sea el nivel de ruido más rápido se desarrollará el trastorno auditivo y existen más posibilidades de que sea irreversible.



Esta exposición al ruido puede provocar tanto un trastorno auditivo progresivo, o incluso permanente, si se trata de un sonido intenso, como en el caso de una explosión. La pérdida auditiva también puede ir acompañada de otros trastornos como tinnitus, una especie de silbidos o ruidos en la cabeza.



La pérdida de audición por ruido es 100% prevenible. Los especialistas recomiendan conocer los decibelios de los ruidos que nos rodean para saber cuáles pueden ser una agresión para nuestros oídos. En el caso de pasar largos períodos de tiempo en entornos que superen los niveles de ruido recomendables debemos usar tapones o protecciones adecuadas para los oídos.