dijous, 19 de novembre de 2009

Los médicos censuran la gestión de Sanidad de la epidemia de gripe A

Expertos de todos los ámbitos de la salud han censurado las medidas "exageradas" del Ministerio de Sanidad con respecto a la gripe, entre ellas, el derroche de vacunas primero contra la estacional y después contra el nuevo virus A/H1N1.

La cuestión se ha puesto de manifiesto en el Foro sobre ética de las medidas para la protección de la población contra la gripe A, iniciativa de la Organización Médica Colegial (OMC). Algunos expertos reunidos en él han reprochado al departamento que dirige Trinidad Jiménez tres medidas que consideran "innecesarias", porque "nada o poco tienen que ver con la realidad de la situación".

La primera ha sido la decisión de inmunizar a la población con la vacuna que tradicionalmente se venía usando todos los años para la gripe estacional cuando, ante la aparición del nuevo virus, "sólo ha representado el 4% de los diagnósticos".

Absurdo considera también el que Sanidad haya adquirido 37 millones de dosis, bajo la previsión de vacunar al 60% de la población, pese a que, finalmente, sólo se utilizarán unos 10 millones de dosis dirigidos a los grupos vulnerables.

La tercera cuestión puesta en tela de juicio es situar a los antivirales en las farmacias, al alcance de todo aquel ciudadano que los quiera adquirir.

Los facultativos han esgrimido que "en la situación actual los hechos probados" son que la gripe estacional ha sido "prácticamente inexistente" y que la nueva pandemia, según se ha demostrado después de más de 500.000 casos en España, "cursa de forma benigna e incluso asintomática en el 95% de los casos".

Pese a estas opiniones, un portavoz oficial de la Organización Médica Colegial ha señalado a ELMUNDO.es que ésta no es la postura oficial de la institución. "Las medidas que se han tomado por parte de las administraciones son correctas", ha explicado un portavoz de este foro, "pero eso no quita para que en primavera, cuando todo esto haya pasado, se emplace a un nuevo debate para analizar estas medidas y ver cómo se puede mejorar".

En este sentido, la OMC insiste en que respeta todas las opiniones de los profesionales sanitarios (incluida la de quienes no se quieren vacunar) porque no quiere que haya "un pensamiento único". Sanidad, insisten, "lo está haciendo bien, pero hay que seguir reflexionando".

Una vacuna 'innecesaria'

En este contexto, la doctora Mónica Lalanda, médico de Urgencias, se ha cuestionado las garantías de seguridad de una vacuna de la que hay abiertos 310 ensayos y, de ellos, sólo dos han concluido.

También se ha preguntado por qué tanta insistencia en que se vacunen los médicos, cuando sólo el 35% lo hace cada año frente a la estacional y únicamente entre un 5% y un 10% se contagia debido al denominado "efecto supergaleno".

Juan Gervás, médico clínico y profesor de Atención Primaria en la Escuela Nacional de Sanidad y de Salud Pública en la Universidad Autónoma, ha aseverado que las autoridades sanitarias españolas y europeas se han saltado "el principio fundamental de la ética".

El primer derecho no respetado ha sido el de la autonomía del paciente, en opinión del profesor, porque no se ha informado suficientemente a la gente sobre la vacunación, al "venderse, en el sentido metafórico del término, con excesivas ventajas y seguridad".

"Esta vacuna no es ya segura o insegura, sino absolutamente innecesaria", ha sentenciado Gervás, algo que se ha probado en los países del sur, como Australia, donde se ha pasado la gripe A "con menos muertos que ningún año y sin ninguna vacuna".

Según su criterio, las personas que han pasado la gripe tienen además la ventaja de que han quedado inmunizadas contra el virus "espontáneamente" para los próximos cincuenta años.

Ha insistido en que no hay ensayos clínicos que garanticen la eficacia de la vacuna, un tratamiento que ha comparado con "un coche sin ruedas, que puede ser seguro, pero no vale para nada".

Malgasto de recursos

En cuanto a los antivirales ha recordado que cuando se autorizaron no se incluyeron en la Seguridad Social por su "inutilidad" y, por eso, ha proseguido, "me sorprende que posteriormente no sólo entren sino que además se dispensen directamente".

Gervás ha criticado que las autoridades sanitarias se hayan preparado para lo peor, como si la gripe fuera "un ataque nuclear", algo que ha calificado de "imprudencia culpable penalmente", porque consume unos recursos que es "intolerable" que no se destinen a otros usos sanitarios mucho más acuciantes.

El doctor no ha criticado sólo el afán lucrativo de los laboratorios farmacéuticos porque el negocio generado en torno a la gripe A es mucho más amplio. "El diablo somos todos, no sólo la industria farmacéutica", ha ironizado.

Así, ha recordado que la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, se ha convertido en la más popular del Gobierno "gracias a la gripe A", que la OMS ha encontrado un fundamento para su "presencia en el mundo" y que los medios de comunicación se han beneficiado del "catastrofismo".