dimarts, 20 d’octubre de 2009

Oportunidades para el discapacitado

Constituyen una de las esferas sociales más desprotegidas. Son uno de los colectivos que de una forma más agravada han sido víctimas del desempleo y la destrucción de puestos de trabajo acometidas por los diferentes sectores productivos de la Comunidad Valenciana a raíz de la crisis. Les resulta mucho más complicado acceder a un puesto en una empresa. Pero en cambio, la vía laboral es necesaria para que puedan lograr su plena inserción social. Hablamos de las personas discapacitadas que intentan labrarse un futuro prometedor.


Sin embargo, los datos para ello no resultan demasiado halagüeños. No en vano, los dos millones de personas discapacitadas españolas en edad laboral sufren la tasa de paro más alta de todo el país (superior al 30 por ciento), pese a ser los trabajadores que menos faltan por enfermedad a su empleo y cuya contratación reporta la bonificación más alta para las empresas.
Es por ello, Bancaja y la Fundación Adecco ponen a disposición de los estudiantes de la Universitat de Val_ncia un nuevo servicio de Orientación e Intermediación Laboral (SOILD), dirigido a fomentar el acceso al mercado laboral de los titulados universitarios con discapacidad. Este nuevo servicio, el primero de estas características en las universidades valencianas, está dirigido a estudiantes que dispongan de un certificado de discapacidad igual o superior al 33%, y pretende ofrecer información y asesoramiento para la búsqueda de empleo, así como promover, a través de la Fundación Adecco, la inserción laboral. Un proyecto que tiene previsto extender a otros centros universitarios.
Directrices a analizar
Conocer las vicisitudes y aptitudes más óptimas para desempeñar una determinada actividad laboral; estar al corriente de los méritos académicos que puedan resultar de mayor utilidad; o controlar las cualidades para erigirse como uno de los principales candidatos a ocupar las diferentes plazas laborales. Estas son sólo algunas de las directrices que se intentan trasladar desde el SOILD. Para que una vez finalizada su etapa educativa, puedan acceder definitivamente a la realidad laboral y obtener su grado de autonomía.
Dentro de su modelo de Responsabilidad Social Corporativa, la caja de ahorro valenciana desarrolla diversas actuaciones dirigidas a atender en el ámbito social aquellos colectivos con riesgo de exclusión. En este sentido, la entidad que preside José Luis Olivas mantiene un acuerdo de colaboración con la Fundación Adecco, a través del cual, se han puesto en marcha varios proyectos que facilitan la integración en el mundo laboral de personas con discapacidad a través de programas de formación, promoción, generación de empleo y accesibilidad.
Destacan, entre las medidas puestas en marcha por la caja valenciana, el plan de integración nacional de personas con discapacidad, que supone el desarrollo de programas de formación adaptados, así como las actuaciones necesarias para su integración en el puesto de trabajo como parte de la plantilla de Bancaja.
Con todo ello, se pone de manifiesto que la maduración personal y profesional no es un camino solitario, sino que es fruto de un recorrido en el que familiares, amigos y gente cercana acompañan. Hoy, iniciarse en el laboral no es tarea fácil para nadie, pero ésta puede adquirir dimensiones titánicas para jóvenes con discapacidad. La ignorancia de cierta parte de la sociedad en relación a las capacidades de este colectivo, hace que su abanico de posibilidades de futuro quede, en ocasiones, muy reducido. El trayecto es largo, pero la valía laboral de los discapacitados obliga, cada vez más, a ofrecerles nuevas oportunidades.