dimecres, 30 de setembre de 2009

La heparina puede causar lesiones en la piel


Pequeños eccemas en la zona de la inyección, enrojecimiento de la piel, picor e inflamación. Son algunas de las lesiones cutáneas que la heparina por vía subcutánea puede producir. Según un nuevo estudio, ser mujer, padecer sobrepeso y estar sometida a este medicamento durante más de nueve días son tres factores de riesgo para desarrollar estas reacciones dérmicas.

La heparina es un anticoagulante muy utilizado para prevenir y tratar enfermedades cerebrovasculares, tromboembolismos pulmonares o infartos de miocardio. Entre sus efectos adversos más conocidos destaca el sangrado y la osteoporosis. “Poco se conoce sobre las lesiones cutáneas. No hay datos disponibles acerca de su incidencia y sus causas. Dado que cada vez se ven más casos, es importante indagar en esta cuestión para poder realizar un diagnóstico correcto", afirman los autores de la investigación, publicada en 'Canadian Medical Association Journal'.

Estas reacciones se producen generalmente en la zona de la inyección, pero pueden llegar a extenderse por el resto del cuerpo. Para evitarlo, “debe diagnosticarse a tiempo, de tal manera que podamos hacer unas pruebas que llamamos de provocación (son subcutáneas y se hacen con una dosis muy baja de heparina) y determinar así qué tipo de heparina se le puede administrar al paciente sin que produzca reacción”, explica Diego de Argila Fernández-Durán, dermatólogo del Hospital Universitario de La Princesa (Madrid).

Al final del estudio, los autores observaron que, "sorprendentemente, el 7,5% de los participantes desarrolló lesiones cutáneas, un porcentaje muy superior al que esperábamos (alrededor de un 2%)".

Además, "identificamos tres factores de riesgo. Ser mujer, tener un índice de masa corporal superior a 25 y un tratamiento de heparina durante más de nueve días puede aumentar las probabilidades de presentar reacción a la heparina".

Según los investigadores, estas lesiones cutáneas podrían indicar la presencia de una disminución del número de plaquetas (trombocitopenia inducida) o una reacción alérgica de la piel (hipersensibilidad retardada). “En la mayoría de los casos de nuestro estudio era por reacción alérgica, pero sería conveniente que los médicos vieran estas lesiones como síntomas. Es importante identificar la causa y realizar las pruebas necesarias para descartar una posible trombocitopenia inducida por la heparina (mayor riesgo de sangrado o trombosis)”

Para llegar a estas conclusiones, un grupo de investigadores de la Universidad de Lubeck (Alemania) examinó a 320 pacientes que habían recibido heparina por vía subcutánea (la mayoría enoxaparina o nadroparina). Cuando se identificaban lesiones en la piel, los expertos realizaban una biopsia y tomaban pruebas de alergología.