dimecres, 30 de setembre de 2009

Bruselas autoriza las dos primeras vacunas contra la gripe A


La Comisión Europea ha autorizado la comercialización en Europa de las dos primeras vacunas contra la gripe A/H1N1. Se trata de Focetria (Novartis) y Pandemrix (GlaxoSmithKline), según ha anunciado en un comunicado el organismo europeo.

La decisión se ha tomado después de que la semana pasada la Agencia Europea del Medicamento (EMEA) recomendara la autorización de los productos.

Según ha precisado la Comisión, la autorización será efectiva "a más tardar el 1 de octubre". Las vacunas tienen el visto bueno para su distribución en todos los países de la Unión Europea, así como en Liechtenstein, Islandia y Noruega.


"Esto debería permitir que un número suficiente de vacunas estén disponibles antes del inicio de la estación de gripe", añade el comunicado, donde también se remarca que esta decisión "reducirá los riesgos de enfermedad y mortalidad entre los ciudadanos europeos".

A partir de ahora, la iniciativa de inmunización queda en manos de los gobiernos nacionales que serán los que deban poner en marcha las estrategias de vacunación en cada uno de sus países.

La EMEA ha recomendado dos dosis en un intervalo de tres semanas para los adultos, incluidas las mujeres embarazadas y los niños mayores de seis meses. A pesar de ello, reconoce que hay datos preliminares que sugieren que la vacuna puede ser eficaz con un solo pinchazo.

Las vacunas

Tanto Pandemrix como Focetria habían sido desarrolladas previamente para hacer frente a una posible pandemia de gripe. En principio habían sido diseñadas con la cepa H5N1 del virus de la gripe; sin embargo, despés de la identificación del H1N1, se reestructuraron para poder combatir al nuevo virus.

Según las autoridades sanitarias, las vacunas no deberían mostrar ningún problema de seguridad o eficacia. Hasta el momento, se han llevado a cabo ensayos con más de 6.000 individuos sin que se hayan detectado contraindicaciones graves y hay varias investigaciones en curso.

Ambas vacunas contienen un adyuvante para reforzar la reacción del sistema inmune ante la gripe, un 'ingrediente' que según la EMEA también se lleva usando sin problemas de seguridad desde 1997 con más 45 millones de dosis de otras vacunas antigripales.

De cualquier forma, el organismo regulador ha pedido a los fabricantes que extremen las medidas de seguridad para poder tomar cualquier medida en caso de que se detecten complicaciones.