dilluns, 20 d’abril de 2009

Armarios 'inteligentes' que suministran los medicamentos de cada enfermo


En un hospital, todos los días se suministran cientos de fármacos y cada paciente requiere una dosis y una combinación determinadas. La informatización también puede ayudar en este sentido. Cada vez son más los centros que cuentan con un sistema para dispensar de forma automática los medicamentos. Con él no sólo se agiliza el proceso sino que se reducen considerablemente los fallos humanos.

Una férrea cadena de eslabones sustenta el proceso. El médico prescribe electrónicamente el tratamiento y los datos llegan al servicio de Farmacia, que chequea que no haya interacciones entre medicamentos. A continuación, la información se vuelca en el ordenador central, lista para ser consultada desde las consolas situadas en cada servicio.
A través de una pantalla táctil, las enfermeras acceden a la ficha de cada paciente, en la que se indica la terapia a recibir, y eligen los fármacos que desean extraer. Para poder abrir los armarios o las neveras tienen que identificarse con su huella dactilar y sólo se abrirán los cajetines con los medicamentos previamente seleccionados.
Uno de los centros con esta tecnología es el hospital Infanta Leonor (Madrid). Inaugurado en febrero de 2008 y completamente informatizado ('sin papeles'), cuenta con 14 de estos dispositivos -compuestos por un ordenador con cajones, una pantalla táctil, un armario y una nevera-. Con ellos se da cobertura a las distintas unidades: nueve en hospitalización convencional, uno en Reanimación, uno en la UCI y tres en Urgencias.
"Varios hospitales cuentan ya con estos sistemas pero nosotros somos de los pocos que lo tenemos implantado de forma global, en todas las unidades de hospitalización", explica a elmundo.es Ismael Escobar, jefe del servicio de Farmacia del mencionado hospital.
Y añade: "Nos permite almacenar y reponer los 1.210 medicamentos (que se corresponden con unos 850-900 principios activos diferentes) que están recogidos en la Guía Farmacoterapéutica [...] En una semana, se maneja entre el 80% y el 90% de estos fármacos".
Sus puntos fuertes
En opinión de este médico, del sistema se desprenden dos claras ventajas: "La primera de ellas es logística, los medicamentos no se pueden conservar de cualquier manera. Todos los dispensadores están directamente conectados con Farmacia lo que nos permite una reposición automatizada, comprobar los stocks de cada fármaco, su caducidad, que no se acumulen demasiados...".
La seguridad es el segundo punto a favor, ya que disminuye claramente los errores de medicación. En España, este tipo de fallos, explica Escobar, "causan entre un 4,7% y un 5,3% de los ingresos hospitalarios. Por otro lado, un 10% de los pacientes ingresados pueden sufrir un efecto adverso de los fármacos y, de estos casos, un 50% podría evitarse".
"Un tema clave en todos los hospitales es velar por la seguridad del paciente y este sistema nos permite maximizarla. Siempre se sabe quién ha accedido, sólo se puede acceder a los fármacos previamente prescritos, los medicamentos estupefacientes se encuentran bajo control... Además, cada vez es más complejo el manejo de los fármacos -hay que evitar determinadas interacciones- para lograr el resultado deseado", concluye el citado especialista.