divendres, 13 de febrer de 2009

Una funda para el intestino que podría combatir la obesidad


Debido a los riesgos y las molestias que conlleva, son varios los expertos que trabajan por encontrar una alternativa a la cirugía bariátrica (contra la obesidad). Aunque todavía en una etapa inicial, la compañía GI Dynamics ha dado con un sistema para forrar por dentro parte del intestino y, así, actuar en los procesos de absorción de los alimentos. No sólo se busca propiciar una pérdida de peso sino también combatir la frecuentemente asociada diabetes tipo II.

Además de reducir el estómago, algunas técnicas bariátricas modifican el intestino y, con ello, la manera de metabolizar los alimentos. Es el caso del bypass gástrico en el que la circunvalación que le da nombre evita que la comida pase por el duodeno y el yeyuno. Su efecto es claro sobre la pérdida de peso pero también lo es, incluso antes, en la reversión de la diabetes.
"Se evita que los alimentos contacten con esta superficie de absorción intestinal. Al excluir el duodeno y el yeyuno, éstos llegan a las porciones distales del intestino sin digerir y con más rapidez. Así, se generan más hormonas en esa área, como la GLP-1, que actúan en el páncreas favoreciendo la secreción de insulina y creando una mayor sensación de saciedad", explica a elmundo.es Javier Salvador, jefe de servicio de Endocrinología y Nutrición de la Clínica Universitaria de Navarra.
Por tanto, aunque no es el tipo de bypass más empleado, esta derivación del intestino ha demostrado ser eficaz en la pérdida de peso y en la desaparición de la citada enfermedad, que aparece cuando se produce insulina de manera inadecuada. Precisamente, eso es lo que pretende conseguir la compañía GI Dynamics con su 'EndoBarrier'. Introducido por la boca mediante endoscopia, y con anestesia general, esta funda se extiende a lo largo de los 60 primeros centímetros del intestino, evitando que los alimentos contacten con el duodeno o el yeyuno.
El dispositivo se inserta de una manera similar al balón intragástrico, sin embargo cumplen funciones bien distintas. "El balón es puramente restrictivo, ocupa un espacio en el estómago pero no actúa sobre la absorción intestinal ni modifica el intestino. Generalmente, se usa más para preparar a un paciente antes de la cirugía bariátrica. Para que pierda peso antes y, con ello, se disminuyan las posibles complicaciones de la posterior cirugía", explica el doctor de la Clínica Universitaria de Navarra.
Resultados preliminares
Hasta ahora, el 'EndoBarrier' se ha probado en un número reducido de pacientes y todavía es pronto para asegurar su eficacia y seguridad. Claramente, su inserción resulta menos costosa -tanto en esfuerzo como económicamente- que realizar un bypass gástrico. Pero, no está claro que pueda llegar a sustituir a este último.
"No tiene un efecto restrictivo, como la reducción del estómago, con lo que la ingesta calórica no tiene por qué disminuirse. Al no ser así, entonces no estaremos ayudando a educar a los pacientes para que sigan unos hábitos alimenticios adecuados", aclara Salvador. Cuando se les retire la funda, es posible que la dieta continúe siendo inadecuada.
Y recalca: "Si los resultados fueran igual de buenos que los del bypass sería una muy buena noticia. Sin embargo, me cuesta pensar que vaya a ser así. En la cirugía también se reduce el estómago y eso es muy importante en el adelgazamiento. Sobre lo de revertir la diabetes tipo II, es más posible que se obtengan resultados parecidos".