dimecres, 11 de febrer de 2009

Un test barato y eficaz para detectar el virus de la hepatitis C


En los últimos años, la incidencia de casos de hepatitis C ha descendido en los países ricos. Sin embargo, en zonas menos favorecidas los contagios por este virus siguen siendo un problema importante de salud pública y las transfusiones la principal vía de inoculación. A pesar de que existen pruebas para detectar su presencia en sangre, su coste es prohibitivo para muchos estados. Investigadores alemanes han desarrollado un nuevo test, de eficacia y sensibilidad similares a los anteriores, que puede ser la solución para el mundo en desarrollo debido a su bajo precio.

Los primeros compases de la infección por el virus de la hepatitis C (VHC) pasan a menudo desapercibidos. Por ese motivo las muestras de sangre que van a parar a los bancos de donación son sometidas a un test para identificar el patógeno. Esta prueba se basa en la detección de una zona del genoma de este microorganismo llamada 5'-NCR, que dada su elevada conservación (apenas ha cambiado a lo largo de la evolución) es común a los distintos genotipos y subtipos de VHC.
Pero la 5'-NCR causa numerosos problemas de modo que "dar con otra zona diana sería beneficioso", señalan los autores. Estos centraron su atención en X-tail, una "región descubierta en 1995 y altamente conservada", ha explicado a elmundo.es Jan Feliz Drexler, del Instituto de Virología de la Universidad de Bonn, Alemania.
Empleando la misma técnica que las pruebas utilizadas hoy en día, pero encaminada a detectar la presencia de X-tail en lugar de 5'-NCR, este investigador, junto con otros procedentes de diversos países, analizó 598 muestras sanguíneas e pacientes que estaban infectados con alguno de los seis genotipos existentes del VHC y se dieron cuenta de que X-tail "representa una diana mejor que el resto de regiones del genoma utilizadas en el diagnóstico de la hepatitis C", señala Drexler.
Una prueba libre de patente
Las ventajas no terminan ahí. Esta prueba también sirve para cuantificar el virus en sangre, su concentración total. Este parámetro es clave para evaluar la eficacia de los tratamientos, "una forma de ahorrarles a muchos pacientes meses de caras terapias e indeseables efectos secundarios", apunta este investigador.
Tras comprobar cómo su test era capaz de identificar con gran sensibilidad y eficacia todos los genotipos del virus y la cantidad de virus presente en cada muestra, decidieron hacer una prueba de campo en un centro de diagnóstico vinculado con el programa brasileño de tratamiento de VHC con resultados igualmente satisfactorios, según relatan en las páginas de 'PLoS Medicine'. El coste de cada prueba, según los autores, fue de 8,7 dólares. Es decir, el 8,1% del coste actual de los demás tests.
"Es barato porque es sin ánimo de lucro y sólo tenemos en cuenta los gastos de los reactivos y los de patente. Sin estos últimos sería mucho más barato", señala Drexler. De hecho, "cualquiera que quiera puede desarrollar una versión comercial –añade- porque nosotros no hemos patentado el ensayo [...] Esto permitirá que la industria lo ponga a prueba a un coste muy bajo".
Si Brasil, con un acuciante problema de contagios de VHC a través de transfusiones, decidiera poner en marcha su plan para analizar toda la sangre de los bancos en busca de este virus utilizando este nuevo test, el coste anual pasaría de 40 millones de dólares a tan sólo dos. Este importe, sin duda, permitiría que este programa, demandado mediante un decreto federal urgente en 2003 y desde entonces 'paralizado', echara a andar.