dilluns, 19 de gener de 2009

Un laboratorio de biomecánica para ayudar a los lesionados medulares


Son muy jóvenes, rondan la veintena. Se los puede ver fumando a la entrada, con gorras, mitones y pantalones anchos, sentados en una silla, pero de ruedas. Detrás de ellos, el Hospital Nacional de Parapléjicos, en Toledo, despliega rampas, tecnologías y profesionales al servicio de las 300 personas que ingresan cada año.
VIDEO

Los accidentes de tráfico, como siempre, son la principal causa de estos traumatismos que suelen acabar mayoritariamente en paraplejia: suponen un 40% de los nuevos ingresos agudos. La edad media, tan sólo 27 años.
En España, cada año, 1.000 nuevos individuos sufren las secuelas de una lesión medular. De la noche a la mañana, sus piernas dejan de responder. A veces, las operaciones, la fisioterapia... logran devolver los pasos pero no siempre sucede. Los especialistas del citado centro médico llevan más de 30 años enfrentándose a todas las posibilidades y ayudando a que los pacientes asimilen de la mejor forma lo que esté por venir.
Al final del gimnasio, donde decenas de personas se entrenan con sus terapeutas, se encuentra una pequeña sala, bajo el cartel de 'Unidad de Investigación en Biomecánica y ayudas técnicas'. Allí los pacientes no reciben ningún tipo de terapia sino que se ofrecen para ser estudiados por un equipo algo peculiar: dos ingenieros técnicos industriales, una ingeniera de telecomunicaciones, una fisioterapeuta, una terapeuta ocupacional, dos licenciados en Ciencias del Deporte y dos médicos rehabilitadores.
Soluciones desde la biomecánica
"Nuestro objetivo es dar soluciones a las personas con lesión medular desde el punto de vista de la biomecánica", explica a elmundo.es Ángel Gil, médico responsable de la mencionada unidad. Para ello, centran su actividad en el área clínica, de investigación y empresarial.
El primero de esta triada, el aspecto clínico, consiste, según el doctor Gil, en "ofrecer las técnicas biomecánicas a los profesionales y a los usuarios para solucionar parte de sus problemas". Con ese objetivo, los expertos analizan la marcha –la forma de moverse de los que vuelven a caminar- y observan los distintos grados de libertad de las articulaciones.
Para ello, colocan distintos sensores a los pacientes que, tras ser procesados por unos escáneres, ofrecen una imagen por ordenador en la que se pueden valorar distintos aspectos relacionados con la reeducación de la marcha.
Otro de los ensayos clínicos consiste en medir las "presiones en sedestación". Es decir, dónde cargan más el peso las personas sentadas o tumbadas y, por tanto, identificar las áreas con más probabilidad de presentar escaras o úlceras por presión.
Cómo mueven la silla de ruedas
En cuanto a los trabajos más puramente de investigación, y con menos aplicación inmediata, Ángel Gil destaca los ensayos sobre la forma de impulsar las sillas de ruedas. "Somos los únicos en España que han desarrollado una metodología para analizar completamente, y desde el punto de vista mecánico, la propulsión en silla de ruedas", asegura.
A partir de técnicas de imagen (cámaras de infrarrojos) y cinéticas (que miden la fuerza de propulsión), los especialistas reconstruyen en tres dimensiones los movimientos, la posición de las articulaciones y las fuerzas que intervienen en este movimiento.
"Actualmente, estamos en una fase inicial, recogiendo y analizando datos [...] En un segundo momento, esperamos poder hacer recomendaciones sobre cómo debe ser el diseño de la silla para prevenir que el paciente desarrolle, por ejemplo, dolor de hombro o síndrome del túnel carpiano, que son las lesiones más habituales", expresa el citado médico rehabilitador.
Por último, esta unidad de Biomecánica también pretende llegar al sector empresarial. "Ofrecemos nuestras técnicas [...] a las empresas relacionadas con las ayudas y la ortopedia para realizar evaluaciones objetivas de sus productos en usuarios reales", destaca Ángel Gil.
Todo ello, revierte en un mismo principio, el que mantienen desde ASPAYM, la Asociación de Parapléjicos y grandes Minusválidos: "Se trata de que la persona alcance el mayor grado de independencia y autonomía personal posible, y que disfrute de la máxima calidad de vida".