dimarts, 20 de gener de 2009

Los limpiadores y desinfectantes aumentan el riesgo de asma entre los enfermeros


Productos de limpieza, desinfectantes, aerosoles, guantes de látex... El entorno en el que trabajan las enfermeras multiplica el riesgo de asma en este colectivo. Un nuevo trabajo que confirma que esta profesión tiene el doble de probabilidades de desarrollar este problema respiratorio que la población general.

La nueva investigación, que aparece esta semana en las páginas de la revista 'Occupational and Environmental Medicine', analizó mediante cuestionarios individuales una muestra de 3.650 profesionales sanitarios de Texas (EEUU). De ellos, el trabajo se centra en los 941 que pertenecían al cuerpo de enfermería (el resto eran médicos, terapeutas ocupacionales o encargados de terapias respiratorias).
Los análisis fueron realizados por Ahmed Arif, de la Universidad de North Carolina; junto a los españoles Jordi Delclos, de la Universidad de Texas (en EEUU) y Consol Serra, especialista en Medicina del Trabajo en la Pompeu Fabra (en Barcelona).
Su trabajo señala que los enfermeros en contacto diario con productos de limpieza y desinfectantes tienen hasta un 72% riesgo más de desarrollar asma por primera vez; y hasta un 57% más de sufrir problemas respiratorios con síntomas similares. En el caso de quienes emplean diariamente instrumentos médicos desinfectados, el riesgo de convertirse en asmático se sitúa en el 67%.
El látex, anticuado
Usar guantes de látex es otro de los factores que aumenta un 6% las probabilidades de aparición de este diagnóstico; aunque como explica Serra a elmundo.es, su empleo se ha reducido de manera significativa en los últimos cinco o 10 años (también en España), y han sido sustituidos por alternativas con menos riesgo de causar dermatitis y otras alergias.
En el trabajo también se observó que el contacto con pegamentos, adhesivos o los solventes orgánicos (como acetona o éter), que se emplean sobre todo en las unidades de cuidados intensivos y quirúrgicas, multiplica por dos el riesgo de esta enfermedad.
Según los datos de algunos trabajos europeos previos que manejan estos especialistas, la incidencia de esta patología respiratoria entre el personal de enfermería de los hospitales ronda el 4,8%-6%. Esto significa que estos profesionales, junto al personal de limpieza y trabajadores de distintos ámbitos industriales tienen el doble de riesgo de sufrir el problema que la población general.
Entre los ingredientes que están detrás del problema, los autores mencionan numerosos irritantes respiratorios, productos de limpieza de uso tópico para los pacientes, el glutaraldehído que se usa como desinfectante frío para el instrumental quirúrgico, y los limpiadores generales, como la lejía.
Entre las soluciones que aporta el trabajo, destaca la sustitución del látex por otro tipo de guantes más hipoalergénicos y de los limpiadores tradicionales por otros productos 'verdes'; menos agresivos para el sistema respiratorio. Además, recomiendan la utilización de las medidas de protección adecuadas para reducir al máximo los riesgos ocupacionales de los enfermeros.