dijous, 11 de desembre de 2008

La medicina alternativa gana puntos


Técnicas como la acupuntura, la naturopatía, la meditación o el yoga cuentan cada vez con más adeptos en Estados Unidos para tratar problemas de salud, según un amplio estudio realizado en el país norteamericano.
Los datos de este trabajo muestran que casi cuatro de cada 10 adultos usa habitualmente algún tipo de medicina alternativa; una proporción que alcanza al 12% de los menores.

"Estos datos confirman que estas prácticas son un componente frecuentemente usado por los americanos en sus cuidados de salud, y refuerzan la necesidad de una investigación rigurosa que estudie la eficacia y efectividad de estas terapias", ha afirmado Josephine P. Briggs, directora de el Centro Nacional para la Medicina Alternativa y Comunitaria (EEUU), uno de los organismos impulsores de la investigación.
La meditación, la manipulación quiropráctica, los masajes y el yoga, entre las prácticas más utilizadas
El consumo de suplementos dietéticos como el omega 3 o el ginseng, las técnicas de respiración, la meditación, la manipulación quiropráctica, los masajes y el yoga son, según esta investigación, las prácticas fuera de la medicina convencional más utilizadas por los estadounidenses. La mayoría se utilizan para tratar procesos dolorosos, como molestias en la espalda, cuello o articulaciones, entre otros trastornos musculoesqueléticos.
La comparación de este trabajo con uno similar realizado en 2002 muestra un ligero aumento en el porcentaje de individuos que utilizan habitualmente la medicina alternativa (un 38% frente al 26% registrado años atrás).
Sin embargo, los datos sí han puesto de manifiesto un incremento significativo de determinadas terapias, como las técnicas de respiración, la acupuntura, la meditación, la terapia de masajes o el yoga, entre otros.
Suplementos para niños
Esta investigación, que tuvo en cuenta la experiencia de 23.300 adultos y 9.400 padres de menores, es la primera que analiza el consumo de suplementos nutricionales (no vitamínicos ni minerales) consumidos por niños de edades comprendidas entre los cero y los 17 años.
Según sus datos, los hijos de padres que toman habitualmente este tipo de productos tienen más del doble de probabilidades de ingerirlos que el resto de sus compañeros.
El tipo de suplementos consumidos es similar que en el caso de los adultos. Así, sustancias como el aceite de pescado, los ácidos grasos omega 3 o semillas de lino son las más utilizadas en Estados Unidos.
Finalmente, mientras que en los adultos la mayoría de suplementos se utilizaron para tratar problemas concretos de salud, en el caso de los niños, los padres no manifestaban generalmente una condición especial, sino que lo hacían alegando un beneficio "para su bienestar", apunta el informe.