dimarts, 30 de desembre de 2008

El Rey sitúa a la discapacidad como una de los "situaciones sensibles" que no hay que olvidar


El Rey Don Juan Carlos afirmó en su tradicional discurso de Nochebuena que la discapacidad que la discapacidad es una de las "situaciones y problemas sensibles" que no conviene olvidar y al que hay que dedicarle "los mayores desvelos".

"No olvidemos, que junto a los progresos que vamos acumulando, se plantean situaciones y problemas sensibles que a todos nos incumben y requieren de la dedicación y coordinación de autoridades, instituciones y sociedad civil. Cada año recuerdo algunos de ellos, como la discapacidad, las graves enfermedades, la drogadicción, la violencia de género o los accidentes de tráfico. Son temas serios y acuciantes, por lo que reitero mi llamamiento para que no dejemos de dedicarles los mayores desvelos", explicó.



Don Juan Carlos salió en defensa de la Constitución, "construida sobre la concordia y el consenso, el respeto mutuo y la tolerancia" en su tradicional mensaje de Navidad, y coincidiendo con el 30 aniversario de la Carta Magna que se ha celebrado este mes de diciembre.

El Monarca insistió en que gracias a ella España "ha vivido por primera vez 30 años de democracia plena, que coinciden con los de mayor progreso y modernización en nuestra historia".

Estos tres decenios "deben servirnos, no sólo para felicitarnos por lo mucho conseguido, sino sobre todo para llenarnos de energía y de confianza en nuestra capacidad de presente y de futuro para seguir avanzando como gran nación".

El Rey insistió en la necesidad de resolver los problemas que nos atenazan "con sentido de Estado" y mediante "planteamientos integradores y solidarios".

Para lograrlo, propuso promover "una cultura política de ilusión, unidad y responsabilidad, que despierte en todos un renovado interés por los asuntos públicos", favoreciendo el conocimiento de nuestra Constitución y de lo representa para la
convivencia.

"Una Constitución", aseguró el monarca, "que, construida sobre la concordia y el consenso, el respeto mutuo y la tolerancia, recoge las mejores conquistas de toda democracia avanzada, articula nuestra diversidad territorial y asegura nuestra estabilidad y progreso".

Las reglas que establece son "nuestra principal fuente de fortaleza como nación moderna, unida, solidaria y diversa, pues a todos nos guían y amparan para seguir avanzando en paz hacia nuevas metas".