dimecres, 12 de novembre de 2008

Una adolescente británica defiende su derecho 'a morir con dignidad'

El caso de Hannah Jones, una joven británica de tan sólo 13 años que ha conseguido convencer a los médicos que la tratan para que no le trasplanten el corazón que necesitaría para seguir viviendo, ha conmocionado al Reino Unido.
Según publica la prensa inglesa, la operación no sería una solución definitiva para Hannah, que padeció una leucemia años atrás, cuyo tratamiento le provocó graves daños en el corazón. La medicación que necesitaría la adolescente para evitar un posible rechazo del órgano recibido podría hacer que reaparecezcan las complicaciones relacionadas con la leucemia.
VIDEO El Mundo

Por todo ello, la joven decidió rechazar la intervención y expresó su deseo de acabar sus días dignamente, rodeada de sus hermanos Oliver (11 años), Lucy (10 años) y Phoebe (4 años). En casa, Hannah podría recibir los cuidados de su madre, Kirsty, enfermera experta en cuidados intensivos.
Ante su negativa, la dirección del hospital que la atiende –el Herefordshire Primary Care Trust de Hereford (Reino Unido)- decidió en un primer momento acudir a los tribunales para retirar temporalmente la custodia a sus padres y 'obligar' a la adolescente a someterse a la cirugía; sin embargo, tras varios procedimientos legales y el informe de un funcionario de la oficina del defensor del menor, el centro ha decidido retirar la demanda.
Según publica la BBC, Hannah fue capaz de convencer al funcionario estatal de que su decisión era fruto de una reflexión meditada y madura.
"No sé exactamente qué le habrá dicho, pero ha debido ser algo realmente poderoso para convencerle de que tenía razón. Es algo increíble que una persona que ha pasado por tanto tenga la valentía de defender así sus derechos. Estamos muy orgullosos de nuestra pequeña", ha declarado el padre de Hannah, Andrew, según recoge el diario 'The Independent'.
Tanto él como su esposa apoyan totalmente la decisión de su hija. "Obviamente queremos tener a Hannah con nosotros tanto como sea posible, pero no vamos a forzarla a hacer algo que ella no quiere hacer en este momento", ha señalado en declaraciones al diario 'Daily Mail' Jones, auditor de profesión.