dijous, 30 d’octubre de 2008

Los afectados de psoriasis gastan unos 900 euros al año en su tratamiento


La Seguridad Social debería cubrir los productos cosméticos (cremas hidratantes, champús y emolientes) indispensables en el tratamiento de esta enfermedad y que suponen el 30% del gasto farmacéutico de las personas diagnosticadas", afirma Juana María del Molino, presidenta de Acción Psoriasis. Ésta es una de las reivindicaciones que lanza la asociación, ya que "el gasto que realiza cada afectado en su tratamiento es de unos 890 euros al año", añade.

Se trata de una afección crónica y no contagiosa que afecta a un 3% de la población europea, aproximadamente. Con el objetivo de sensibilizar acerca de esta enfermedad y sus repercusiones, y coincidiendo con el Día Mundial de la Psoriasis, la asociación organiza unas Jornadas divulgativas en distintas ciudades que comienzan este miércoles 29 de octubre en Madrid.
"Los afectados no sólo tienen molestias físicas, también problemas personales, pérdida de autoestima e incluso puede llevar a conflictos en la vida social y laboral", explica del Molino. Según los especialistas, la psoriasis requiere la atención de un dermatólogo, personal psiquiátrico, de enfermería y también reumatólogos. "La artritis psoriásica afecta a un 10-30% de los diagnosticados", recuerda Mayte Gárate, dermatólogo del Hospital Ramón y Cajal de Madrid y miembro del Grupo Psoriasis.
Tratamiento revolucionario y tratamiento eficaz
"Los fármacos biológicos han supuesto una revolución en el tratamiento de la psoriasis, pero el control de esta afección no se puede concebir sin los medicamentos habituales y sin la tecnología de fototerapia", afirma Gárate. "La ventaja de los tratamientos biológicos es que posibilitan el control continuo de la inflamación de la psoriasis y presentan un perfil de toxicidad mucho menor, por lo que no es necesario cambiar de fármacos cada cierto tiempo", añade.
En los últimos años, los avances en el tratamiento han sido significativos, pero no hay que olvidar "el porcentaje de éxito extraordinario que tiene la fototerapia, que, después de aplicarla durante más de 30 años, los escasos riesgos que conlleva están muy controlados. De hecho, considero que todo servicio de dermatología debería disponer de esta tecnología, fundamental en el manejo de esta enfermedad", reivindica la dermatólogo.
En este campo, también ha avanzado. Se está utilizando una nueva cabina que emite fuentes de luz, especialmente los rayos ultravioleta B de banda estrecha, que "está resultando altamente eficaz, con escasa capacidad de enrojecimiento e implica menor riesgo de cáncer", explica Gárate.
Según algunos estudios, el afectado tarda unos diez años en asimilar su diagnóstico. Es importante que lo acepte cuanto antes y "se someta al tratamiento más adecuado a su caso, no sólo para controlar la psoriasis, también para prevenir en la medida de lo posible la repercusión psicológica (la relación entre la psoriasis y la depresión está demostrada) y para no desarrollar síndromes metabólicos que aumenten el riesgo cardiovascular", aclara Mayte Gárate. "Si esta enfermedad no se trata adecuadamente, puede causar importantes efectos sociales, emocionales y psicológicos", puntualiza Julián Conejo Mir, presidente de la Academia de Dermatología y Venereología (AEDV).