divendres, 10 d’octubre de 2008

De los nervios por culpa de la crisis financiera


La incertidumbre de no saber qué va pasar con los ahorros que tanto esfuerzo han costado, las noticias diarias sobre la Bolsa, que cae un día sí y otro también, y el aumento del paro son factores suficientes para que en los próximos meses haya un incremento de las enfermedades mentales e, incluso, de los suicidios, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Millones de personas en el mundo sufren en la actualidad depresión, trastorno bipolar y otras patologías similares y la crisis del mercado financiero podría aumentar los sentimientos de desesperación entre los ciudadanos más vulnerables a esas enfermedades. "El impacto será especialmente importante en los países de bajos y medianos ingresos, donde el acceso al tratamiento para estos trastornos es a menudo limitado", señala el Organismo.
"Deberíamos estar preparados para las consecuencias mentales que probablemente tendrá la actual situación económica", ha reconocido la directora general de la OMS, Margaret Chan, en un encuentro con especialistas en enfermedad mental. "La pobreza y el estrés que conlleva vivir en esa situación puede generar además violencia, exclusión social y una permanente sensación de inseguridad", ha añadido Chan.
La directora de la OMS ha aprovechado también para denunciar "la exagerada falta de cuidados a la que se enfrentan algunos pacientes, especialmente en los países pobres".
Benedetto Saraceno, director del departamento de salud mental y abuso de sustancias del organismo, señala que "los trastornos mentales afectan a una de cada cuatro personas en algún momento de sus vidas". Y recuerda que estos trastornos son "responsables de aproximadamente un millón de suicidios en el mundo cada año, la mayoría entre jóvenes adultos".
"Existe una clara evidencia de que el suicidio está relacionado con los desastres financieros. Y no estoy hablando de los millonarios que desesperados deciden saltar por la ventana, sino de la gente más pobre", ha declarado. La crisis "afectará a la estabilidad de las comunidades y las familias".
La OMS ha lanzado un programa, coincidiendo con la próxima celebración del Día Mundial de la Salud Mental, que pretende aumentar los fondos y mejorar los servicios para atender las enfermedades mentales para los próximos seis años. Según los datos, la mayoría de los países gasta menos del 2% de su presupuesto sanitario en estos temas.