dimecres, 23 de juliol de 2008

Preocupados por el calor


Un total de 8.592 personas se han inscrito hasta el momento en el servicio gratuito puesto en marcha por el Ministerio de Sanidad y Consumo para informar al ciudadano que lo desee, por SMS o 'e-mail', de las temperaturas máximas de su provincia y del nivel de riesgo frente al calor.

El Servicio de Suscripción de Temperaturas y Niveles de Riesgo, una iniciativa puesta en marcha por Sanidad el pasado 26 de junio en el marco del Plan verano 2008, funcionará hasta el próximo 30 de septiembre. Mientras tanto, el ministerio seguirá admitiendo cualquier solicitud de inscripción a través de 'inform@msc.es'.
La campaña contra el calor de Sanidad tiene este año el lema 'Combatir el calor está en tus manos' y su objetivo es conseguir, a través de consejos tan útiles como sencillos, combatir los efectos negativos de las olas de calor estivales, que sobre todo afectan a los niños, los ancianos y las personas que trabajan al aire libre.
Consejos para evitar problemas
Para evitarlos los problemas generados por el calor (deshidratación, quemaduras y golpes de calor) todos los ciudadanos --en especial niños y mayores-- deben comenzar a tomar "precauciones básicas" contra el calor "cuando los termómetros superen los 30 grados", según aconseja el doctor Juan Ramón García Cepeda, especialista en Salud Pública de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN).
El doctor García ha explicado que estas "precauciones mínimas" son mantenerse hidratados, bebiendo al menos dos litros de agua diarios "no seguidos, sino poco a poco durante toda la jornada"; no tomar bebidas demasiado frías para evitar "choques de temperatura" y utilizar siempre protector solar.
"Hay que tener cuidado con la deshidratación, porque puede causar un leve malestar con mareos, pero también bajadas de tensión que pueden llegar a convertirse en pérdidas de conocimiento y hasta en golpes de calor que acaben en Urgencias o incluso con la vida del paciente", advierte el experto.
Para el doctor García es importante "hacer hincapié en la protección de los niños, en los que se está formando el sistema termorregulador, y en la de los mayores, en quienes este sistema está fallando por el envejecimiento".
Asimismo, considera esencial que extremen sus precauciones frente al calor las personas menos acostumbradas al calor por su procedencia o color de piel y los pacientes con problemas pulmonares, como enfermedad de EPOC o asma, sobre todo en las ciudades, donde las altas temperaturas y la contaminación pueden agravar su situación.
Asimismo, pide que extremen las precauciones las personas que trabajan al aire libre en verano, a quienes el especialista aconseja "no trabajar durante las horas del día de máximo calor, sino por la mañana o cuando cae la tarde". Además, aconseja no dormir la siesta al aire libre ni dejar a los niños encerrados en el coche "ni en sol ni en sombra, ya que el sol va girando y les dará tarde o temprano".