dimecres, 9 d’abril de 2008

La niña con dos caras cumple un mes de vida


Lali nació el pasado 11 de marzo en una localidad al norte de la India, Saini Sunpura. Su nacimiento ha supuesto todo un acontecimiento en su pueblo, donde es considerada la reencarnación de una diosa hindú. En realidad, la pequeña sufre un trastorno denominado duplicación craneofacial, que hace que todas sus caracterísicas faciales (excepto las orejas) estén repetidas.

Lali tiene dos narices, dos labios y dos pares de ojos; y aunque su rareza sea adorada por sus vecinos en honor a la diosa Durga (que tradicionalmente se representa con tres ojos y varios brazos), el trastorno puede traerle serias complicaciones de salud en el futuro.
Esta alteración, denominada diprosopus, es una de las malformaciones congénitas más raras que puede sufrir el ser humano y apenas existen 35 casos documentados en la literatura científica desde el año 1885, aunque sus causas siguen sin ser bien conocidas. La mayoría de las veces, los fetos con esta alteración (que se ocasiona alrededor de la tercera semana de gestación) se malogran antes de nacer.
"La niña bebe leche por ambas bocas y abre y cierra sus cuatro ojos a la vez", explica Sabir Ali, el director del hospital donde Lali vino al mundo después de ocho horas de parto. De momento, añade, y a punto de cumplir su primer mes de vida, "lleva una vida normal, sin problemas respiratorios y sin necesidad de operarla".
De momento, el padre de Lali, un granjero de 23 años, ha rechazado la posibilidad de someter a su única hija a un escáner en el Hospital de Nueva Deli para comprobar si todos sus órganos internos se encuentran en buenas condiciones. "La verdad es que no veo la necesidad, si mi hija de momento se está comportando como cualquier bebé de su edad, sin ningún problema".
La pequeña ya ha recibido en su casa la visita de más de 100 de sus vecinos, que se acercan hasta allí para tocarle los pies en señal de respeto, ofrecerle dinero y pedir su bendición. El alcalde de la localidad, situada a escasos kilómetros de Nueva Deli, ya está planeando construir un templo en honor a la diosa Durga. "Lali es un regalo para nosotros, ha traido la fama a nuestro pueblo". Además de escribir al gobierno del país para pedir ayuda financiera en la construcción del mausoleo, el alcalde también reclama ayuda para que los padres de la niña (Sushma y Vinod Singh) pueda cuidar de ella.