dimarts, 26 de febrer de 2008

Hiperinsulinismo - Más insulina para poder mantener la glucosa controlada

El Hiperinsulinismo ó Hiperinsulinemia es una condición que se refiere a elevados niveles de insulina en la sangre. La secreción normal de insulina está vinculada directamente con la cantidad de glucosa circulante en el torrente sanguíneo.
La insulina es una hormona producida por las células beta del páncreas, cuya función principal es permitir la entrada de la glucosa en las células para que éstas la utilicen como combustible ó fuente de energía. Cuando ingerimos alimentos, éstos se transforman en glucosa al entrar al torrente sanguíneo e inmediatamente el cerebro envía una señal al páncreas para que libere la cantidad exacta de insulina que requieren las células para metabolizar la glucosa, manteniéndola en niveles normales. La insulina además tiene otras funciones como el incremento de la formación de triglicéridos (grasas) y la formación de proteínas.


La secreción de la insulina puede ser influenciada por varios factores, pero la más importante es la cantidad de glucosa circulante en el torrente sanguíneo. Las células son “sensibles a las señales” de la insulina y de esa manera permiten la entrada de glucosa a éstas. En algunos casos, sin embargo las células van perdiendo la sensibilidad a la insulina y se hacen más resistentes a ella, a esta condición se le conoce como síndrome de resistencia a la insulina ó síndrome metabólico.
Por lo general el Hiperinsulinismo ocurre cuando las células pierden sensibilidad a la insulina y se hacen más resistentes a ella. Cuando las células van perdiendo la sensibilidad a la insulina, el páncreas debe liberar mayor cantidad de insulina de modo que se puedan mantener los niveles de glucosa en la sangre (glicemia) dentro de el rango normal y a su vez esto ocasiona que exista mayor cantidad de insulina circulando en el torrente sanguíneo.
Este incremento de secreción de insulina compensará la pérdida de sensibilidad a la insulina por parte de las células ó resistencia a la insulina. Sin embargo si la resistencia a la insulina empeora ó la capacidad de secreción de insulina disminuye los niveles de glucosa en la sangre (glicemia) comenzarán a elevarse. La Diabetes aparece cuando los niveles de glicemia superan los parámetros normales. El Hiperinsulinismo compensador de el síndrome de resistencia a la insulina antecede en aproximadamente 10 años a la Diabetes tipo 2.
El Hiperinsulinismo por resistencia a la insulina, además de ser un factor predisponente de Diabetes tipo 2, también contribuye a que se eleve la presión arterial, al incremento de producción excesiva de Andrógenos en Ovarios Poliquísticos, así como inflamación y retención de liquidos y sodio (sal) favoreciendo además la constricción de las arterias, agregando de esta manera otro factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares.
Existen otras causas de Hiperinsulinismo, que en este caso no están asociadas a la Diabetes y que pueden ser por motivos congénitos ó por la presencia de un tumor en el páncreas llamado Insulinoma, que segrega insulina.
Si Usted tiene Hiperinsulinismo como consecuencia de resistencia a la insulina debe tomar las medidas necesarias para que sus células sean menos resistentes a la insulina. Reducir de peso, adquirir hábitos de alimentación saludables, realizar actividad física con regularidad y el uso de ciertos medicamentos le ayudarán a recuperar sensibilidad de las células a las señales de la insulina y por lo tanto, a disminuir los niveles de insulina en la sangre.
Recuerde que estar informado acerca de todos los aspectos relacionados con la Diabetes y sus factores de riesgo le podrá ayudar a prevenir la Diabetes Tipo 2. En Diabetes al Día podrá encontrar, sin costo alguno, toda la información que requiere para mantenerse saludable y feliz.
Joe Cardozo“Diabetes al Día”