dilluns, 7 de gener de 2013

La ONCE reivindica el sistema braille, unido a las nuevas tecnologías, como herramienta de integración

La Comisión Braille Española cumple 30 años

La ONCE reivindica el uso del sistema braille, unido a las nuevas tecnologías, como herramienta de integración social y cultural de las personas ciegas. Este viernes se celebra el Día Mundial del Braille, jornada para la difusión y ensalzamiento de este método de lecto-escritura en relieve para personas con discapacidad visual. Según la ONCE, el braille y las nuevas tecnologías se complementan perfectamente. El braille ayuda a las personas ciegas a utilizar medios informáticos, lo que les ha abierto múltiples posibilidades laborales, de educación o de ocio. Entre ellos destacan las líneas braille, periféricos que transforman en caracteres braille la información contenida en las pantallas de los ordenadores, las impresoras personales o los anotadores digitales, que pueden además proporcionar la información en voz sintética. El sistema braille ya no es un sistema que aparece sólo en papel, sino que se encuentra también en líneas braille, en envases de productos de consumo, en lugares que posibilitan la autonomía (planos, botoneras de ascensor, medios de transporte...) Desde su creación, hace 75 años, la ONCE impulsa el uso del braille en todos los ámbitos, con el fin de que las personas ciegas logren mayores cotas de autonomía personal, y, por ello, asesora cualquier tipo de iniciativa de etiquetado en este sistema de lecto-escritura. COMISIÓN BRAILLE Por otro lado, la Comisión Braille Española, que en este 2013 cumple 30 años, intenta seguir abordando nuevos retos para que el Braille esté presente cada vez en más ámbitos. En este sentido, se han creado nuevos grupos de trabajo para abordar la didáctica del braille a través de las nuevas tecnologías y su adaptación a nuevas herramientas y entornos informáticos. Entre otros logros, el uso del braille ha permitido que el voto de las personas ciegas sea totalmente secreto. Así, desde marzo de 2008, en las elecciones generales, autonómicas y europeas que se han celebrado en España las administraciones públicas han posibilitado el voto accesible en braille, gracias a un kit con información en braille para que la persona ciega pudiera elegir su papeleta electoral sin ayuda de nadie. Además, desde 2007 es obligatorio que los medicamentos estén rotulados en braille, lo que, indica la ONCE, mejora la autonomía de las personas ciegas.