dilluns, 1 d’octubre de 2012

Un análisis de sangre contra la angustia de un posible aborto

Investigadores de las Universidad de Birmingham y Amsterdam (Reino Unido) han demostrado que un simple análisis de sangre para determinar los niveles de progesterona puede servir para averiguar quiénes de las mujeres que, en su primer trimestre de embarazo, sufren dolor y pérdidas de sangre acabarán padeciendo un aborto. Se trata de una forma sencilla de acabar con una sensación angustiosa. Hasta la fecha, lo único oficialmente indicado para estas mujeres era una ecografía que, en muchos casos, resultaba no ser concluyente. Es decir, la mujer volvía a casa sin saber si iba a perder, o no, el hijo que esperaba. Porque los síntomas de dolor y sangrado vaginal los padece un 30% de las mujeres encintas, mientras que los abortos espontáneos los sufren entre un 15% y un 20% de las embarazadas. En el nuevo trabajo, un metaanálisis que ha analizado 26 estudios con casi 9.500 participantes, se demuestra que añadir el análisis de sangre a la ecografía permite averiguar casi con total certeza si el embarazo será o no viable. El trabajo se ha publicado en el 'British Medical Journal' y acaba con la duda de si la medición de los niveles de progesterona era una prueba suficiente para diagnosticar la viabilidad de una gestación. Después de la ecografía Una de las autoras del trabajo, la investigadora de la Universidad de Birmingham Ioannis Gallos, explica a ELMUNDO.ES que "el análisis se debe realizar siempre después de la ecografía y solo si los resultados de esta son inconcluyentes" algo que, según la ginecóloga, sucede en el 30% de los casos. El sangrado y el dolor vaginal, continúa Gallos, "provocan ansiedad en las mujeres porque pueden ser los primeros síntomas de un aborto o de un embarazo ectópico". Cuando la ecografía no permite al médico averiguar si el embarazo seguirá o no adelante, "un rápido y barato análisis de sangre para medir los niveles de progesterona", puede ayudar a determinar la viabilidad de la gestación. "Se trata de una prueba muy precisa, ya que más del 99% de las mujeres que presenten niveles bajos de esta hormona acabará no teniendo un embarazo normal y, lo más probable, es que termine en aborto", añade Gallos.