dilluns, 3 de setembre de 2012

Un 40% de los niños que sufren obesidad en España padece apnea del sueño

El crecimiento de la obesidad infantil conlleva la aparición de enfermedades asociadas a edades cada vez más tempranas, como es el caso del síndrome de apneas-hipopneas durante el Sueño (SAHS), que afecta a entre un 2% y un 3% del total de la población infantil y especialmente a niños que sufren obesidad en España, viéndose afectados hasta el 40%. Esta es una de las conclusiones del estudio realizado en el Complejo Hospitalario Universitario de Albacete y presentado en el 45º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) celebrado en Madrid, y que muestra que, en los últimos años el aumento de la obesidad y el sedentarismo está modificando el perfil tradicional del SAHS infantil. En el estudio llevado a cabo por la Unidad del Sueño del Hospital Universitario de Albacete, "un 35,5% de los niños tenía hipertrofia adenoamigadalar sin obesidad, es decir, pertenecían al perfil tradicional de SAHS infantil", explica el neumólogo Sergio García Castillo, primer firmante del estudio y miembro de SEPAR, "mientras que en el 41,9% de los casos, la obesidad era el factor determinante de SAHS". Este síndrome en niños, está basado, fundamentalmente, en el aumento del tamaño de las vegetaciones y anginas. Mientras que en los adultos, se produce fundamentalmente por la obesidad. Por eso, desde esta organización médica recuerdan que "el inicio del curso escolar es un buen momento para recordar que la obesidad infantil en España es una enfermedad emergente". Hasta hace pocos años, la causa claramente más frecuente de SAHS infantil era la hipertrofia adenoamigdalar, es decir, el aumento de tamaño de las vegetaciones y/o anginas de los niños, que producía un efecto obstructor de la respiración similar a la apnea del sueño de los adultos. Aunque no existen diferencias en cuanto a la gravedad de la enfermedad, sí es distinto el tratamiento: hasta ahora, el SAHS infantil se trataba mediante cirugía ORL (Otorrinolaringológica), pero en los casos de SAHS infantil asociado a obesidad el tratamiento se basa, en primer lugar, en medidas higiénico-dietéticas encaminadas a la pérdida de peso, a aumentar la actividad física y a obtener hábitos de sueño saludable. "Aunque también está aumentando el número de niños que, como los adultos con SAHS, duermen con una CPAP, es decir, con máquina que insufla aire a presión continua a través de una mascarilla y mantiene abiertas las vías respiratorias durante el sueño", añade García Castillo. Desde la SEPAR recuerdan que otro problema derivado de la obesidad y de la temprana aparición de enfermedades como la diabetes, el síndrome de apneas del sueño o la hipertensión arterial es que aumentan el número de pacientes crónicos jóvenes, con el consecuente aumento del gasto sanitario.