dimarts, 14 d’agost de 2012

Sanidad estima que el copago farmacéutico ha reducido un 20% el gasto sanitario

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad estima en torno al 20% la reducción en el gasto farmacéutico tras la entrada en vigor a inicios de julio del copago por parte de los pacientes de las recetas de sus medicamentos. Se trata de los primeros datos preliminares del impacto económico de las medidas farmacéuticas puestas en vigor por el Gobierno en julio, por lo que podrían variar ligeramente aunque, según han señalado fuentes del Ministerio de Sanidad, en cualquier caso se trataría de "una reducción importante" de esta partida. El pasado 1 de julio entró en vigor el copago farmacéutico, que por primera vez en la historia del Sistema Nacional de Nacional de Salud (SNS) obliga a la mayor parte de pensionistas a pagar un 10% del precio de sus medicinas cuando hasta ahora no pagaban nada, mientras que los trabajadores activos copagan un porcentaje determinado en función de sus ingresos. Central de compras Otra vía para ahorrar en Sanidad es la creación de una central de compras. Previsiblemente, el Consejo de Ministros dará luz verde antes de fin de mes al convenio marco para poner en marcha el calendario vacunal infantil único para todas las comunidades autónomas y el mecanismo para la compra centralizada de vacunas para el mismo, una de las reivindicaciones históricas de los pediatras. Se trata de la primera vez que se realizará una compra centralizada de vacunas para todo el calendario vacunal infantil. Hasta el momento sólo se había hecho con la de la gripe. La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, se ha reunido este lunes, para tratar ésta y otras cuestiones, con el secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Juan Manuel Moreno; la secretaria general de Sanidad y Consumo, Pilar Farjas, y la subsecretaria del ministerio, María Jesús Fraile. En las últimas semanas las comunidades autónomas, como Baleares, Castilla-La Mancha, La Rioja, Galicia, Asturias o Aragón, han ido aprobando en sus respectivos parlamentos sendos acuerdos con el Ministerio para poner en marcha esta medida que el Gobierno central y las autonomías acordaron en el Consejo Interterritorial de Sistema Nacional de Salud del pasado 29 de marzo. En aquella reunión acordaron instaurar un calendario vacunal único para toda España a partir de 2013, según el cual los niños de todas las comunidades autónomas recibirán, a las mismas edades y en las mismas dosis, las vacunas que son comunes en todo el país. Ya entonces también se logró el acuerdo marco para crear una plataforma donde realizar la futura compra conjunta de vacunas infantiles con la participación de todas las comunidades autónomas. Según los acuerdos firmados por las comunidades con el Ministerio, éste actuará como órgano de contratación para fijar precios máximos en las vacunas, selección de suministradores y establecimiento de las bases que regirán los contratos, además de realizar las tramitaciones y la gestión del procedimiento de contratación. Por su parte, las consejerías se comprometen a adquirir las unidades de vacunas estimadas según sus necesidades, exclusivamente a las empresas suministradoras, y a seguir todos los procedimientos administrativos contemplados en el Acuerdo Marco, que tendrá una duración de un año, prorrogable a otro más. Las comunidades autónomas han cifrado en un 20% el ahorro que pueden conseguir al utilizar este nuevo mecanismo de compra conjunta de las vacunas necesarias para cubrir la vacunación infantil. El calendario vacunal infantil único en todas las comunidades autónomas es una reivindicación histórica de los pediatras durante una década. En la presentación de su propuesta de calendario que cada año hace en enero la Asociación Española de Pediatría, volvían a realizar esta petición argumentando que no existen diferencias epidemiológicas entre comunidades por lo que no tiene sentido tener criterios diversos, máxime con la movilidad geográfica de personas que existe en España. La medida forma parte de la reforma sanitaria impulsada el pasado mes de abril por la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, con la que espera ahorrar cada año 551 millones de euros anuales, incluyendo la actualización del IPC de las medicinas de aportación reducida.