dijous, 30 d’agost de 2012

Los pediatras de EEUU se posicionan a favor de la circuncisión

Aplicar la circuncisión a los recién nacidos tiene más ventajas para la salud que riesgos para el paciente, según aseguró hoy la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP en sus siglas en inglés), en un país donde el 55% de los varones son circuncidados al poco de nacer. Tras años de neutralidad sobre el asunto, los pediatras de Estados Unidos se posicionaron por primera vez a favor de esta práctica, ya que "los beneficios de la circuncisión masculina en recién nacidos son mayores que los riesgos", y abogaron por la inclusión en los seguros médicos de esta práctica en la zona genital. Aún así, matizan que "no estamos diciendo que haya que hacerla", aseguró a Reuters Andrew Freedman, del Hospital Cedars-Sinaí Medical Center en Los Ángeles (EEUU), quien coordinó el grupo de trabajo. "Decimos que si una familia considera que es de interés para un niño, los beneficios son suficientes". Para llegar a esta conclusión, la APP reunió en 2007 a un grupo multidisciplinario de expertos para que evaluaran la evidencia científica disponible sobre la circuncisión masculina -más de 1.000 estudios-. Los resultados de esta investigación, recién publicados en 'Pediatrics' muestran que "los beneficios a la salud de la circuncisión masculina en recién nacidos superan a los riesgos. Además, las ventajas de la circuncisión de varones neonatos justifican el acceso a este procedimiento para las familias que así lo elijan", afirman los autores. En cuanto a sus posibles inconvenientes, según los autores "la circuncisión masculina no parece afectar de forma adversa la función o sensibilidad del pene o la satisfacción sexual". Este comunicado reemplaza uno de la Academia de Pediatría del año 1999, en el que se mantenía neutral en el asunto, y basa su cambio de posición en las ventajas para la salud de los hombres circuncidados. Y es que después de analizar esta práctica en los últimos años, los pediatras aseguran que reduce los riesgos de infecciones urinarias, de cáncer de pene y de enfermedades de transmisión sexual, incluido el VIH. Los niveles de circuncisión de los recién nacidos en EEUU son altos en comparación al uso de esta práctica en Europa, según un estudio de la Universidad John Hopkins, difundido la semana pasada. Así, el 55% de los dos millones de niños varones que nacen anualmente en EEUU son circuncidados, mientras que en Europa sólo se aplica a uno de cada diez bebés. Pese a ello, esta práctica se ha reducido entre los estadounidenses, ya que en la década de los setenta y ochenta sólo dos de cada diez niños no pasaba por esta operación. Aunque dos ciudades californianas (San Francisco y Santa Mónica) intentaron sin éxito prohibir a nivel municipal la circuncisión en 2011, lo cierto es que EEUU es uno de los países donde más se aplica, junto con estados como Israel, Canadá, Nueva Zelanda, Australia, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). A nivel internacional, esta práctica volvió al debate público en las últimas semanas tras una sentencia judicial en Alemania que lo calificaba de "lesión corporal". El fallo judicial llevó al Parlamento germano a aprobar hace un mes, por amplia mayoría, una resolución defendiendo la legitimidad de la circuncisión en menores de edad, como exponente del respecto a la libertad de religión.